Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El museo de Historia Natural baraja abandonar Alginet por falta de ayudas

El director ha recibido varias ofertas de localidades interesadas en acoger y exponer sus valiosas colecciones - El convenio se firmó por treinta años, aunque el alcalde comprendería ahora que se marchase a una ciudad mayor

El museo de Historia Natural baraja abandonar       Alginet por falta de ayudas

El museo de Historia Natural baraja abandonar Alginet por falta de ayudas

Un convenio une durante treinta años a la localidad de Alginet con el Museu Valencià d'Història Natural, pero dicha alianza parece no tener mucho futuro ante la falta de ayudas económicas. Su director, Alberto Martínez-Ortí, reconoció ayer a Levante-EMV que varios municipios están interesados en acoger el museo. Y el ayuntamiento lo da casi por descontado: las autoridades locales no verían con malos ojos la marcha de una entidad cuya envergadura supera las posibilidades financieras de un municipio que apenas supera los 13.000 habitantes.

«La situación económica del museo está bajo cero. Nuestros problemas crecen con el paso del tiempo ante la desidia total de las instituciones públicas», admitió ayer el responsable del museo, que concreta: «Estos años nos hemos mantenido gracias a la ayuda del ayuntamiento y de colaboradores como la Caja Rural o la Cooperativa Eléctrica, pero esa aportación es insuficiente para mantener a un equipo de profesionales, comprar material y conservar las valiosas colecciones».

Martínez-Ortí también lamenta que el consistorio no haya subsanado todavía las goteras que aparecidas en las instalaciones, de titularidad municipal, pese a que se detectaron hace, aproximadamente, año y medio. «Los nuevos temporales han agravado la situación. El ayuntamiento nos ha dicho varias veces que lo reparará, pero eso nunca pasa».

Las estrecheces económicas por las que atraviesa el museo también han empeorado con el paso del tiempo. «Tiene mucho mérito que Alginet nos acogiera, pero el ayuntamiento ha reducido su aportación y lo que recibimos no es suficiente. Muchas veces he tenido que sufragar gastos de mi bolsillo y luego pedirle el dinero al ayuntamiento; deberíamos tener un funcionamiento independiente, sin que tuviésemos que ir detrás del concejal de turno. Y la aportación del Consell o la Diputació es testimonial. Con el dinero que tenemos, no podemos comprar todo el material protector y conservante que necesitamos. En la actualidad, tenemos un millón de muestras por catalogar, pero no podemos pagar a alguien para que se dedique a ello», asegura Martínez-Ortí.

«No podemos seguir»

En la actualidad, cuenta con varias ofertas para trasladar el museo, aunque no es la solución que más le agrada a su responsable: «Un museo como este debería ser un orgullo para cualquier población que lo acogiera, tendría que contar con una plantilla de cuatro o cinco profesionales, pero no alcanzamos ni eso. Aquí ni siquiera hay señales que indiquen dónde está el museo... Son unas condiciones con las que no podemos seguir, vamos hacia atrás en vez de hacia adelante. No se valora la labor científica. Muchos profesionales de la comarca o que han hecho prácticas con nosotros han acabado en Catalunya o en el extranjero. Han ido donde han querido. Puede que esa sea nuestra opción. Hay varias localidades interesadas en acoger el museo y vamos a estudiar sus ofertas, pero si dependiera solo de nosotros, no nos iríamos nunca».

Su marcha supondría una pérdida cultural importante para la localidad, aunque su alcalde, José Vicente Alemany, minimiza el impacto: «Al museo no ha acudido tanta gente como esperábamos. Al principio parecía que todo iban a ser ventajas, ya que no iba a suponer ningún coste y sólo teníamos que ofrecer un edificio. Pero hemos aportado dinero todos los años en la medida de nuestras posibilidades. No hablamos de un museo de titularidad municipal, porque cambiaría la situación. Pero no es el caso, por lo que a nivel legal y económico no podemos hacer más. Si el museo tiene otras alternativas, nos parece bien. No les reprocharíamos que se fueran a una población mucho más importante que Alginet, ya que lo normal es que nunca hubiese abandonado València», manifestó el munícipe.

Compartir el artículo

stats