Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Incivismo

Libertad e igualdad: Lo que algunos no quieren ver en las paredes de Gandia

De más de 50 murales pintados en la ciudad solo han sido atacados los de LGTBI, feminismo y racismo

Último ataque vandálico sufrido por el mural LGTBI.

Último ataque vandálico sufrido por el mural LGTBI. levante-emv

El mural para la visibilización LGTBI y en defensa de lo derechos de este colectivo, ubicado junto al aparcamiento del colegio Gregori Mayans de Gandia, ha vuelto a ser atacado. Fue a mediados del pasado mes de marzo, durante los días en que no se podía salir a la calle. Es la tercera vez que esta pintura sufre vandalismo y en todos los casos el objetivo ha sido el mismo, tapar el beso que se están dando dos chicas. En esta ocasión se ha utilizado un esprai de color azul que afea un mural con un mensaje muy potente: quererse por encima de cualquier consideración de género.

Esta nueva pintada contra el mural evidencia que en Gandia sigue habiendo personas a las que les molesta ver a dos mujeres haciendo algo tan natural. Pero existe otro dato preocupante. En la capital de la Safor, en los últimos años, han aflorado más de medio centenar de murales, gracias a dos iniciativas: El Serpis Urban Project, promovido por el ayuntamiento, y el Encuentro Paredes, que organiza un grupo de personas en el Grau.

En su mayoría están dedicados a causas sociales, que van desde la defensa de los derechos de la infancia hasta un homenaje a los refugiados, pasando por la violencia de género o el patrimonio natural y cultural de Gandia. De todos ellos, solo han sido atacados tres: El que visibiliza al colectivo LGTBI, ensuciado ya en tres ocasiones, el que ensalza la figura de las mujeres importantes de la historia y reivindica el feminismo, que fue ensuciado con esprai el mismo 8 de Marzo, día de la huelga feminista, y un mural que denuncia el racismo que el fotógrafo Borja Abargues instaló en el Grau en el Encuentro Paredes.

Un mural para los sanitarios

El artista, que vive en Gandia, ya se ha comprometido a arreglar de nuevo el mural y lo hará, como en las dos ocasiones anteriores, «sin coste alguno para el ayuntamiento», destacaba el edil». «Es triste para un ayuntamiento que el artista tenga que estar cada cierto tiempo repintándolo», lamenta González. Para el concejal, este tipo de acciones «demuestra la importancia del arte urbano y su papel en la lucha por la igualdad».

El concejal señalaba ayer a Levante-EMV que ya se está proyectando un nuevo mural que irá dedicado a los sanitarios que han luchado y lo siguen haciendo contra la Covid-19. Se ubicará en un lugar cerca del hospital.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats