Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis en el campo

El impago de sueldos y cosechas sacude Benifairó tras el cierre de Frutas Vercher

Cerca de 130 empleados de la empresa de la Valldigna recibieron la suspensión en febrero, pero no han percibido el salario desde diciembre - Pasado el tiempo, corre el temor de que la actividad comercializadora ya no se vuelva a reanudar

El impago de sueldos y cosechas sacude Benifairó tras el cierre de Frutas Vercher

El impago de sueldos y cosechas sacude Benifairó tras el cierre de Frutas Vercher

El cierre de la empresa Frutas Vercher de Benifairó de la Valldigna y las dudas que pesan sobre si hay intención de retomar la actividad el próximo mes de septiembre ha dejado a cerca de 130 personas sin percibir sus salarios, algunas de ellos acumulados desde el mes de diciembre, y sin respuesta por parte de los responsables de la mercantil.

La misma preocupación alcanza a los agricultores que, para esta misma campaña, vendieron sus cosechas de naranja, parte de los cuales se han quedado sin el producto y sin cobrar mientras esperan, como los operarios, una contestación a sus demandas.

Tras 39 años de actividad ininterrumpida, el cierre se produjo el pasado mes de febrero, pero en ese momento se trasladó que este año la temporada de actividad en la empresa había sido más corta y que se podría retomar en septiembre. Según señalan trabajadores afectados, de un día para otro los responsables de la firma familiar alegaron una «baja producción» y «sin ningún otro tipo de explicaciones», anunciaron el «fin de la temporada» y el cierre de las instalaciones.

Setenta mujeres

Entre el colectivo más afectado, figuran 70 mujeres de almacén, la mayoría de Benifairó de la Valldigna, pero también de Simat y Tavernes, así como una treintena de «collidors», una quincena de encargados y varios conductores de camión. La mayoría son fijos discontinuos que solían mantenerse activos hasta junio o julio, paraban en verano y retomaban el trabajo en septiembre u octubre.

Pasado el tiempo la incertidumbre ha derivado en pesimismo. Según señalan varios afectados, transcurridos tres meses del cierre sin tener explicaciones, la mayoría de ellos se inclina por pensar que Frutas Vercher no volverá a abrir. Ante esa situación, no son pocos los que han optado por asesorarse para preparar demandas de reclamación del salario, que en todo caso quedaría cubierto por el Fondo de Garantía Salarial (Fogasa), y que se sumarían a demandas de despido si se confirma que en septiembre nadie vuelve a contratarlos.

Hasta el momento ni los trabajadores han recibido notificación de un expediente de regulación de empleo ni tampoco consta que Frutas Vercher, como algunos indican, haya presentado un concurso de acreedores.

«La realidad es que más allá del anuncio de fin de campaña, nadie tiene una comunicación oficial de la empresa», explica Delia García, secretaria del Sector Agrario y Hortofrutícola del sindicato UGT en la Ribera y la Safor, que ha atendido a algunos de los afectados y que confirma que ya se estudian acciones legales ante el «extraño» comportamiento de la empresa. García añade que en el sindicato atenderán a los afectados que requieran asesoramiento ante lo que todo apunta que es otro golpe a la economía local de Benifairó de la Valldigna y al castigado sector de la citricultura valenciana.

Naranja, clementinas y limones

Uno de los agricultores que vendió su cosecha, colectivo que constituye el otro grupo de afectados por el cierre de Frutas Vercher, confirma que tampoco ellos saben si van a cobrar o si se verán abocados a iniciar acciones legales. «La única noticia es que dicen que no pagan», señala.

La actividad de Frutas Vercher se centraba especialmente en las comarcas de la Safor y la Ribera Alta, pero también trabajaba con fruta adquirida en localidades del norte de la provincia de València, especialmente en la comarca del Camp de Morvedre.

Durante años la actividad se extendió durante casi todo el año gracias a la gestión de cítricos, fundamentalmente naranjas y clementinas, pero también, hasta la temporada pasada, limones.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats