Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Xàtiva compra derechos de riego de la acequia de la Vila para ahorrar agua

El ayuntamiento paga 11.375 euros para formar parte de la histórica comunidad y regar la ronda norte

La mediana de la ronda norte, en una obra del años 2016.

La mediana de la ronda norte, en una obra del años 2016. p. iborra

El Ayuntamiento de Xàtiva ha pasado a formar parte de la comunidad de regantes de la acequia de la Vila. La medida, aprobada en el pleno del pasado sábado, permitirá al consistorio usar agua de riego para mantener el césped de las medianeras que vertebran toda la ronda norte, desde la gasolinera junto al IES Doctor Simarro hasta la llamada rotonda de McDonalds. Con ello, el consistorio ahorrará un 4% anual en el consumo de agua potable ya que hasta ahora esa vegetación la recibía de la red general que abastece a hogares, comercios y espacios públicos. Según el concejal de Servicios, Ignacio Reig, tal vez sea una primera actuación de este tipo que tenga continuidad «más adelante» con otras conexiones similares.

Tal como resume gráficamente Reig, «el ayuntamiento se ha convertido en comunero de la Vila; es como si tuviéramos un bancal y nos hubiéramos hecho regantes», recalca. En ese sentido, Xàtiva ha de pagar 11.375 euros por el derecho de riego para una parcela de 17,5 hanegadas, que es lo que suma toda la cubierta vegetal de la ronda. Eso, para formar parte de la comunidad y como cantidad única a pagar ahora para acceder a ese derecho. Por el consumo, el consistorio tendrá que abonar unos 5.000 euros anuales.

Según explica Reig, «hace unos años nos extrañamos de que el consumo de agua potable por parte del ayuntamiento se disparaba a partir de la una de la madrugada. Y era porque a esa hora se activaba el riego automático de la ronda norte». Con el fin de reducir el consumo de agua potable, «pensamos que sería una buena idea conectarnos con la acequia y usar esa agua. Así que hace dos años iniciamos las gestiones para realizar esa conexión con todas las garantías», subraya. De hecho, según el regidor, «se trata de una agua de mucha calidad. No es de manantial, pero es buena. Por su puesto que no se recomienda beberla porque no está potabilizada, pero quizá no habría problema. Y mucha gente llena sus piscinas con agua de la Vila», asegura el concejal.

El consumo de 14 días

Reig asegura que el consumo diario de agua por parte del ayuntamiento es de 1.600 metros cúbicos, con lo que la conexión a la acequia reducirá ese consumo „según cálculos de los técnicos„ en un 4%. Es una cifra que, según Reig, supone «todo el consumo de la ciudad durante 14 días». Sobre el ahorro en dinero, el edil no pudo precisarlo. Pero explica que al no ser agua potable son innecesarios procesos como la cloración, el impulso, la reparación de fugas..., que también tienen su coste».

Pasar a formar parte de la acequia de la Vila convertirá al ayuntamiento en un regante más y ha supuesto, según Reig, cierta complejidad ya que se han tenido que analizar los estatutos, y ver si era factible que una institución pasara a convertirse en comunero. Además, el ayuntamiento deberá designar un repesentante oficial para participar en las asambleas de la comunidad de regantes.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats