Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Iniciativa

La integración en Sagunt desde el arte

Morvedre Acull reunió a una veintena de migrantes en torno a un taller en el que expresaron sus experiencias con la salida, el viaje y la llegada

La integración en Sagunt desde el arte

La integración en Sagunt desde el arte

Una veintena de personas puso el broche el pasado sábado a un taller de arte creativo en Sagunt, organizado por la asociación de solidaridad con los migrantes, Morvedre Acull. Esta iniciativa, que es la primera acción de un proyecto más amplio enfocado a gente sin papeles que se dedica al servicio doméstico y a los cuidados de personas dependientes, en general, consistía en plasmar en un mural los sentimientos que les produce pensar en la salida de su territorio de procedencia, el viaje que emprendieron, así como la llegada a su nuevo destino.

«Empezamos con 10 personas y, a medida que por medio del boca a boca se fue conociendo la iniciativa, fuimos ampliando hasta llegar a las 20», apuntan desde la ONG. Estas mismas fuentes explican que «el objetivo es que los participantes en este proyecto conozcan el lugar en el que están, los medios de los que disponen, así como los aspectos legales sobre sus obligaciones y derechos para que se integren en la sociedad a la que han venido».

Así, durante las últimas semanas se desarrollaron una serie de talleres de arte creativo, al identificarlo como «una herramienta de utilidad para expresar libremente emociones y experiencias que comprenden el proceso de migración como un duelo respecto a formas de vida anteriores, relaciones, paisajes, tradiciones culturales, etc. También puede ser una vía para canalizar emociones y poner en común perspectivas respecto a lo que las personas se encuentran una vez ubicados en un nuevo contexto social y cultural», señalan desde Morvedre Acull.

Experiencia útil

Bajo la dirección de la salvadoreña Zenaida Reyes, los participantes en esta experiencia fueron elaborando, a través dinámicas de grupo en torno al dibujo, el collage y la pintura, «sus propias expectativas, deseos, emociones y añoranzas para trazar puntos encuentro que favorezcan su bienestar personal y colectivo». Y el resultado ha sido «una cosa muy bonita, porque la gente ha conectado y estaba muy contenta, porque el proyecto les ha resultado interesante a todos ellos y les ha servido».

Pero lejos de conformarse con este taller, Morvedre Acull ya plantea para septiembre la puesta en marcha de varios cursos, también enfocado a trabajadores domésticos, entre los que también hay algún hombre, cuya temática ha sido elegida por los propios migrantes después de una encuesta que les hizo la organización solidaria con los migrantes. Esta consulta dio como resultado que entre las principales necesidades del colectivo están los conocimientos informáticos, los primeros auxilios y la manipulación de alimentos.

Compartir el artículo

stats