Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Masymas demolerá el supermercado de Moraira precintado hace un año

La empresa pide 13,88 millones de euros al ayuntamiento por incumplimiento del convenio firmado en 2004 y anulado por los jueces

Masymas demolerá el supermercado de Moraira  precintado hace un año

Masymas demolerá el supermercado de Moraira precintado hace un año

Supermercados Masymas anunció ayer que deberán tirar la tienda que tienen precintada desde hace un año en Moraira, en la carretera que va a Benissa por la costa, en cumplimiento de una sentencia judicial.

Junto a este anuncio, la empresa con sede en Pedreguer aseguró que ha formalizado la petición de una responsabilidad patrimonial ante el ayuntamiento por el incumplimiento del acuerdo urbanístico firmado en 2004 que permitía construir esa tienda de Moraira.

Teulada Moraira rechazó el último intento de legalización promovido por la cadena de alimentación

decoration

En concreto, pide al consistorio, unos 13,88 millones de euros en concepto de indemnización: por el lucro cesante (que sitúan en 8,5 millones) y las inversiones realizadas en el conjunto del área urbanística donde se encuentra (por un importe total de 4,43 millones de euros). Además, se suma la inversión en el propio local (compra del terreno por1,8 millones, construcción de la nave 1,3 y habilitación como supermercado 1,6 millones). Y, también, por la pérdida del stock que había en la tienda cuando fue cerrada, ya que el precinto se produjo de un día para otro sin aviso previo. Por último, se añade el coste del despido de 18 empleados que sitúan en 276.000 euros.

Desde Masymas remarcaron en un comunicado que siempre han mostrado «toda su voluntad para compatibilidad y legalizar la actividad del supermercado, de lo que da fe la innumerable actividad administrativa desplegada durante todo este tiempo para dar amparo legal al proyecto comercial».

El último de ellos fue la tramitación en marzo de 2019 de un Plan de Reforma Interior y Estudio de Detalle que pretendía «corregir las irregularidades detectadas» en el convenio que firmaron con el consistorio y que motivó las sucesivas anulaciones por parte de la justicia, a instancias de un tercero. Ese trámite fue aceptado por el gobierno local y Masymas pidió el certificado de compatibilidad urbanística, como paso previo para la legalización.

Sin embargo, entre medias se produjo un vuelco histórico en el gobierno de Teulada-Moraira y los partidos de izquierdas asumieron el poder. La salida a esta problemática podía cambiar y así fue: el ayuntamiento cumplió la sentencia de 2013 del Tribunal Superior de Justicia de la C. Valenciana que ordenó el precinto del local y poco después rechazó la última solicitud de legalización promovida por Masymas.

Ante esto, la empresa «muy a su pesar» inicia la responsabilidad patrimonial contra la administración que le ha dado las autorizaciones anuladas por los jueces.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats