La nueva normalidad ha devuelto ciertas rutinas al estado anterior a la pandemia. Pero no todas. El Ayuntamiento de La Pobla de Vallbona permitió la apertura de las instalaciones deportivas del municipio para la práctica de la actividad física, un permiso que no todos los consistorios han ejecutado en sus municipios. Sin embargo, el acceso solo está permitido a aquellos que van a practicar deporte. En el caso del Estado Municipal Salvador Martí, solo entran los jugadores de fútbol para sus entrenamientos. Familiares y amigos que en otro tiempo acompañaban a los jugadores no pueden pasar ahora, pero se las ingenian para asistir, de alguna forma, al partido disputado, lo que genera inquietud en vecinos y en el consistorio que, según fuentes municipales, ya ha dado parte a la Policía Local para comprobar que se mantienen las medidas de seguridad.

El consistorio, como medida de seguridad para frenar la expansión de la covid-19, no permite el acceso a acompañantes ni público, una circunstancia que ha motivado que madres y padres que llevan a sus hijos e hijas a entrenar se queden esperando en la puerta, lo que genera aglomeraciones tan combatidas por las autoridades. Además, los espectadores frustrados buscan alternativas para no perderse el partido y los más jóvenes no dudan en subirse a las paredes de hormigón que cercan el campo.

Las quejas de los que cada tarde van allí ya se han hecho notar, y piden que abran las gradas que darían cabida a todas esas personas mientras esperan que terminen los niños y niñas la actividad. Alegan que con la amplitud del anfiteatro se puede mantener la distancia de seguridad y no se corren riesgos a los que sí se exponen en el exterior. Sin embargo, el ayuntamiento de La Pobla de Vallbona apela a la responsabilidad individual y recuerda que la apertura de estas instalaciones requieren de un gasto importante en la distribución de termómetros para controlar el acceso de los menores y en las medidas de higiene requeridas por las autoridades.

Paralelamente, según explicaron fuentes del ayuntamiento, se va a llevar al Consell de l’Esport la posibilidad de que pueda entrar público a los partidos disputados entre los primeros equipos, siempre que se cumplan las medidas de seguridad. Esta opción se baraja como una vía que permita a los equipos financiarse de nuevo en tiempos tan complejos. Será una decisión que los clubs de fútbol tomarán y el consistorio se abre a debatirlo.