Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ecologistas piden prohibir la pesca en la reserva del Cap de Sant Antoni

En una carta remitida a la Conselleria aseguran que el cormorán es una de las "víctimas involuntarias" de la pesca recreativa y profesional

Redes de pesca en la reserva marina del Cap de Sant Antoni, en el lado de Xàbia | LEVANTE-EMV

Redes de pesca en la reserva marina del Cap de Sant Antoni, en el lado de Xàbia | LEVANTE-EMV

La peña Segària de Ecologistas en Acción Marina Alta ha reclamado a la Conselleria de Transición Ecológica que restrinja la pesca profesional y recreativa en el entorno del Cap de Sant Antoni y más concretamente en el área protegida de la reserva marina que rodea este cabo entre Xàbia y Dénia.

A través de una carta, a la que ha tenido acceso Levante-EMV, este colectivo asegura que la situación de «sobrepesca es insostenible» y pone en peligro «la actividad pesquera comercial» de las cofradías del entorno.

La solución que proponen es «una mayor regulación de la actividad pesquera que incluye ampliar las vedas, las limitaciones y la creación de nuevas zonas protegidas».

Según recordaron, fue 2015 cuando se modificó el decreto de la reserva Marina del Cap de Sant Antoni y se permitió que las embarcaciones de artes menores pudieran faenar «en una parte importante de la reserva».

Desde entonces los ecologistas aseguraron que se ha producido un descenso considerable en la población de cormorán moñudo, que ya casi no anida en este punto de la costa y se ha trasladado a zonas próximas más prolíficas en cuanto a la alimentación, como el Cap Negre, en Xàbia.

El cormorán moñudo, expusieron desde la peña Segaria de Ecologistas en Acción, es una «de las múltiples víctimas involuntarias de la pesca profesional y recreativa».

Estos ecologistas apuntaron que la legislación pesquera valenciana «permite aplicar» medidas de tipo restrictivo en las reservas marinas y espacios costeros. De hecho, destacaron que se puede afrontar cuando entren en vigor de forma efectiva la normativa de los planes de gestión de las zonas de especial conservación (ZEC) o su variante que protege las aves (ZEPA).

Pero, mientras esto llega, la realidad es que las «partes de la costa valenciana donde no está completamente prohibido pescar es muy reducida», de unos 1,1 kilómetros en una «estrecha franja en el cabo de Sant Antoni» y de 5 kilómetros en la Marina Baixa. Unos «pocos santuarios de la biodiversidad que están rodeados de miles de kilómetros donde si se permite la pesca».

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats