Junto a los contenedores y en los «Punts Verds» de Xàbia aparecen de tanto en tanto residuos inverosímiles. Los incívicos suelen arrojar colchones, enseres domésticos, escombros y restos de podas. Pero el voluminoso residuo que ha llegado ahora a la basura ya es la repera. Alguien se ha desecho de una cinta de correr que abultaba mucho en casa.