Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La alcaldesa de Teulada destituye a los dos ediles del PSPV por conspirar con el PP

El gobierno local de Compromís y tres concejales no adscritos acabará el mandato en minoría e insta a los populares a buscar acuerdos puntuales

Una imagen del pleno de Teulada Moraira

Una imagen del pleno de Teulada Moraira

Desencuentros, juntas de gobierno repletas de reproches y la traca de los dos ediles del PSPV tumbando con la oposición del PP el presupuesto de su propio equipo de gobierno. Estaba cantado que el pacto histórico de izquierdas de Teulada-Moraira (el primero de la democracia en este municipio) iba a saltar por los aires más pronto que tarde. Que los socialistas Héctor Morales y Alejandro Llobell votaran el pasado lunes en contra de las cuentas ya fue el órdago final. La alcaldesa, Rosa Vila, de Compromís, los destituyó ayer. Les retiró las delegaciones y el sueldo. El gobierno local, que integran otros tres ediles valencianistas y tres no adscritos (dos expulsados de Ciudanos y una concejala que abandonó el grupo socialista), se queda en minoría. Tiene ahora siete ediles, los mismos que el PP. Los dos socialistas y el regidor de Red, Jordi Martínez, pueden decantar la balanza. Y tal como están las cosas es evidente que Héctor Morales y Alejandro Llobell no le van a hacer la vida fácil a sus exsocios. Si el gobierno tripartito ha sido volcánico, ahora la corporación queda en una situación anómala. La oposición tiene la sartén por el mango.

Eso sí, la moción de censura es harto improbable. Los dos socialistas saben que su partido los expulsará ipso facto en el momento que flirteen con el PP. Pasarán a ser tránsfugas y quedará desactivada la maniobra de desbancar a Rosa Vila.

La alcaldesa, mientras, ya tendió ayer la mano a los populares para buscar acuerdos puntuales. Avanzó que volverá a llevar el presupuesto a pleno e instó a la oposición a actuar con responsabilidad y aprobar unas cuentas que desbloquean al futuro económico del ayuntamiento en este difícil año de la pandemia.

Rosa Vila deslizó que los dos concejales destituidos han conspirado con el PP y le han revelado deliberaciones confidenciales. Lo de tumbar con la oposición el presupuesto fue «la gota que colmó el vaso». Les reprochó que desde el primer momento pusieran «palos en las ruedas» en la gestión municipal.

Mientras, los dos ediles del PSPV nunca se han sentido cómodos con Compromís. Morales denunció en el pleno injerencias en sus delegaciones de Obras, Contratación y la empresa municipal Teumo. No ha habido sintonía desde el primer día. El pacto llevaba meses muerto.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats