Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

21 años de inacción ante un daño que agrava el riesgo de inundaciones en Almardà

Una vecina de Sagunt pide sin éxito desde 1999 la reparación de un tramo de la principal acequia donde se acumulan residuos y hasta animales muertos

La afectada junto a un vecino, junto al muro caído, observan los residuos acumulados. | LEVANTE-EMV

La afectada junto a un vecino, junto al muro caído, observan los residuos acumulados. | LEVANTE-EMV

«Algún día va a ocurrir algo malo por un problema que se lleva arrastrando desde 1999. Esto es una bomba de relojería y lo indignante es que las administraciones lo saben desde hace años, pero no hacen nada». Con estas palabras resumía una vecina de Sagunt el malestar de toda su familia por el deterioro «ya extremadamente grave» de un tramo de acequia lindante con su parcela en Sagunt, concretamente, en la playa de Almardà.

Se trata, justamente, de la Acequia del Rey, la principal arteria que recoge las aguas pluviales de esta zona. Por ello, la mujer ve aún «más inexplicable» que el ayuntamiento «siga impasible ante un problema que le estamos denunciando por escrito y verbalmente desde 1999 y que, en época de gota fría, puede provocar una situación límite, con un peligro real y evidente para las personas, como ya ha ocurrido en otras ocasiones».

Concretamente, el 7 de octubre de aquel año cayó parte del muro de contención había construido la familia de Francisca Ferrer para separar la acequia de la parcela; un daño que se ha ido agravando «sin que nadie lo haya reparado, ni haya ido a retirar los escombros, ni a limpiar la acequia para impedir que la suciedad acumulada vuelva a generar un ‘tapón’ y a hacer que el agua se acumule allí, llegando a las parcelas y rompiendo el muro, como ocurrió esa vez porque ya su estado era deplorable», explicaba.

«Lo hemos denunciado en innumerables ocasiones, sin que se haya obtenido respuesta alguna, en clara dejación de las funciones de conservación y mantenimiento de las canalizaciones de titularidad pública», apuntaba indignada tras destacar que lo ocurrido ha acabado reduciendo su parcela y afectando a sus cultivos por la inestabilidad del terreno.

Junto a ello, denuncia que la falta de mantenimiento y limpieza de la acequia «en más de 25 años» ha convertido este lugar en «un estercolero», pues allí se acumulan todo tipo de residuos e incluso animales muertos, lo que amenaza con hacer ‘un tapón gigantesco’ en caso de fuertes lluvias, además de generar tanto un problema ambiental como de salubridad. «Existen ingentes cantidades de basura, plásticos, escombros y demás desperdicios... Es un foco de proliferación de ratas, llegando al punto de invasión de roedores de grandes dimensiones en las viviendas», contaba tras resaltar que, hace medio año, volvió a pedir por escrito al ayuntamiento «una intervención inmediata» que sigue esperando.

A eso le añade el peligro de incendio y el riesgo para los residentes en la zona, «dada gran cantidad de cañas y maleza existente junto a la acequia». «Aquí no se hace ningún control y, en caso de incendio, dado que la acequia se mantiene en tan lamentable estado, el acceso para la extinción se tornaría imposible», advertía uno de los escritos presentados al ayuntamiento.

Propietario sin aclarar

A preguntas de Levante-EMV, desde el Consell Agrari de Sagunt se asegura que, «tras las continuas denuncias de Francisca Ferrer» y, al ver que la acequia no es propiedad municipal, hace años se dio traslado de la queja a la Confereración Hidrográfica del Júcar (CHJ) «para solicitar su intervención». Sin embargo, a preguntas de este diario, añadían que entonces la CHJ no les llegó a responder.

Desde el organismo de cuenca, no obstante, se precisó a este diario que «el mantenimiento y conservación de las acequias corresponde a su titular. Y la Confederación Hidrográfica del Júcar no es titular» de ésta.

Fuentes municipales confirmaron que tampoco está a nombre del ayuntamiento ni de su Consell Agrari «y de ahí, entre otras cosas, la complejidad de atender la queja de Francisca». No obstante, dejaron claro que este último organismo tiene previsto pedir unas ayudas europeas para una futura intervención de limpieza y refuerzo «de toda la acequia del Rey», dada su importancia para el marjal de Almardà, un lugar protegido y reconocido a nivel internacional. La presidenta del Consell Agrari hasta hace unas semanas, la ya exedil Gloria Parra, destacaba además las recientes mejoras realizadas por este organismo en el último tramo de la acequia del Rey y el contrato impulsado para drenar la zona centro para que no se quede una isla de sedimentos. «Es una zona donde ya hemos actuado y queremos seguir haciéndolo», decía tras dejar el cargo por motivos profesionales en algo que, sin duda, abre una ventana de esperanza a Francisca. La duda, no obstante, es qué puede pasar hasta entonces.

Un voluntariado de Agró ya evidenció la suciedad en 2019

La falta de limpieza de la principal acequia de la playa de Almardà de Sagunt ya se puso de relieve hace año y medio cuando Acció Ecologista Agró intervino en un punto concreto y sacó residuos de todo tipo, incluso animales muertos. Aquella limpieza la hizo cerca del lugar donde Francisca tiene su parcela. Entonces los ecologistas reclamaron una actuación integral en todo su recorrido y aunque el Consell Agrari piensa ahora pedir fondos europeos para impulsarla, aún está por llegar.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats