Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Benissa, primer pueblo que rechaza el "alud" de parques eólicos en cimas de la Marina

Todos los grupos exigen al Consell que deniegue los proyectos en Bèrnia, el Seguili o la Mallà Verda que impulsa una firma con sede en Arabia Saudí

Al fondo, las sierras del sur de la Marina Alta observadas desde la cima del Penyal d’Ifac de Calp. | A. P. F.

Al fondo, las sierras del sur de la Marina Alta observadas desde la cima del Penyal d’Ifac de Calp. | A. P. F.

El debate eólico llega como un huracán a la Marina Alta. La empresa especializada en parques eólicos Alfanar Energía España, S. L., que tiene su sede en Riyadh (Arabia Saudí) y las oficinas en el paseo de la Castellana de Madrid, ha presentado proyectos para instalar molinos en las cimas de la Marina Alta. El primer ayuntamiento que ha dicho «no» a estas infraestructuras es el de Benissa. Todos los grupos han aprobado una moción presentada por la portavoz municipal de Compromís, Mari Carme Ronda, para frenar el «alud» de proyectos de parques eólicos que ponen en peligro «un territorio extremadamente frágil como el de la Marina Alta» y rompen la conectividad ecológica entre los ecosistemas del litoral (acantilados y playas) y las montañas. Cimas que se han salvado de la presión urbanística, como las de la Serra de Bèrnia, el Seguili o la Mallà Verda, «se ven ahora gravemente amenazadas por el enorme impacto» de unos parques eólicos, que, según indica el acuerdo del pleno de Benissa, «afectan gravemente a los corredores biológicos» de la comarca.

La posible implantación de las torres eólicas ha llegado de sopetón. Pero la Marina Alta ya empieza a hacer frente común. A Benissa, le seguirán otros ayuntamientos. De hecho, este consistorio trasladará ahora su acuerdo a Gata de Gorgos, Teulada-Moraira, Dénia, Pedreguer, Alcalalí, Orba, Benidoleig, Senija y Llíber. Cumbres de todos estos pueblos figuran en los planes de expansión eólica de la citada firma con sede en Arabia Saudí.

Por el momento, Benissa ya ha exigido a la Generalitat Valenciana que deniegue la autorización para que se implanten parques eólicos en Bèrnia, el Seguili, la Mallà Verda-Serra Seldetes y Castellar. Además, advierte que montar una torre eólica en cualquier montaña de la comarca contraviene la Estrategia de la Infraestructura Verda de la Marina Alta.

La moción de Compromís aprobada por unanimidad deja claro que ya toca cambiar el paradigma energético de los combustibles fósiles e impulsar las energías renovables. Pero matiza que la apuesta por las energías eólicas y fotovoltaicas no puede hacerse a costa de destruir el paisaje y ecosistemas naturales valiosos.

Incide también en que la Estrategia Territorial de la Marina Alta subraya que uno de los grandes activos de futuro de este territorio es el paisaje y el medio ambiente. El acuerdo de Benissa aboga por reforzar los corredores ecológicos entre la Serra de Bèrnia y los acantilados, el fluvial del río Gorgos y el terrestre del Montgó-Gorgos. Advierte de que los parques eólicos comprometen la declaración como reserva de la biosfera de la Unesco de los valles de la «Muntanya d’Alacant».

Además, el acuerdo recalca que en la Estrategia Valenciana de Energía y Cambio Climático no se contempla ningún posible emplazamiento para torres eólicas en la Marina Alta.

Así las cosas, Benissa es el primer pueblo que manda a tomar viento los parques eólicos. Por decirlo en plata.

Compartir el artículo

stats