El juicio de nunca empezar. Esa es la historia del macroproceso por el fraude de la basura de Calp y los supuestos sobornos. No podrá reanudarse el 16 de febrero, como estaba previsto. Tras haberse suspendido la semana pasada al alegar los abogados de los acusados que en la sala había peligro de contagiarse de la covid-19, el tribunal se había comprometido a buscar alternativas. Ayer notificó a las partes que no hay otra sala de vistas que reúna las condiciones de seguridad sanitaria adecuadas. Pospone el inicio del juicio a septiembre.

Pero incluso las nuevas fechas tendrán que modificarse ya que los acusados no tienen el don de la ubicuidad. Coinciden algunas sesiones con otra de las piezas de Brugal, la del plan zonal de la Vega Baja, que se juzga en la sección de Elx de la Audiencia. En ambas causas, se sientan en el banquillo el empresario Ángel Fenoll y su hijo Antonio Ángel. Y deben asistir también a los dos juicios los mismos fiscales anticorrupción.

La nueva fecha para que eche a andar el juicio de la trama de Calp es el 20 de septiembre. Las sesiones continuarían los días 18, 19, 20, 21, 25, 26 y 27 de octubre y el 2, 3, 4, 8, 9, 10, 11, 15 y 16 de noviembre. Los acusados, entre otros el excalde por el PP Javier Morató, el exedil y exdiputado Juan Roselló y su cuñado Francisco Artacho, acudieron a declarar por primera vez al juzgado de Dénia en 2011. Entonces comenzó la instrucción de una causa que ahora, cuando se iniciaba, por fin, el juicio, ha tropezado con la pandemia.