La situación de pandemia que el mundo vive actualmente ha sumido a un sector de la población en un estado moral en el que el billete de ida se paga muy caro. Los confinamientos domiciliarios, las restricciones de movilidad y una Navidad sin sus seres queridos por culpa de una epidemia que parece no tener fin han provocado un agotamiento anímico y mental en gran parte de la población, haciendo aparecer una dolencia casi siempre silenciada: los problemas y las enfermedades mentales.

Entre los afectados por esta situación, los estudiantes, que se vieron obligados a continuar su formación de manera ‘online’, adaptándose al gran volumen de trabajo que todo ello conlleva y que contemplaron ante sus ojos la desaparición de casi la totalidad de su vida social, son grandes damnificados. Y es que el número de alumnos con problemas mentales es cinco veces mayor actualmente que hace diez años.

Ante esta situación, se ha puesto en marcha ‘27 Miles in 27 Days’, un proyecto de Mireia Cabanes Calabuig, una joven de Ontinyent que está estudiando actualmente como doctoranda en la Universidad de Cambridge tras ganar la beca del British Council. «27-27» es una iniciativa solidaria que consiste en recorrer 27 millas en 27 días con la finalidad de recaudar fondos para ayudar al 27% de estudiantes universitarios que manifiesta sufrir diariamente los efectos de las enfermedades mentales causadas por los estragos de la pandemia global. «Corro en este proyecto por ese 27% que ha reportado su caso y por otros muchos que no lo han sacado a la luz por miedo», declara Mireia Cabanes. Mind for Better Mental Health es la organización inglesa que está detrás de este proyecto solidario tan deportivo que, cada mes, destina el dinero recaudado a un sector diferente de población afectada por esta situación anímica. Este marzo es el turno de los universitarios. «Los estudiantes están muy involucrados en el proyecto. De hecho, se organiza una competición entre universidades para ver qué centro consigue recaudar más dinero para ayudar a la organización», cuenta Mireia a Levante-EMV.

La joven de Ontinyent comenzó su andadura en el proyecto el pasado lunes, 1 de marzo, y ya cuenta con un total recorrido de siete millas, el equivalente a 11 kilómetros. Ya ha recaudado con todas las donaciones efectuadas hasta ahora (a través de la página web www.givepenny.com/mireiacabanes_27_27) una cifra de 112 libras, el 88’2% de su objetivo, que está en 127 libras esterlinas. «Empecé a correr a principios de año para despejar mi mente durante la cuarentena aquí, y decidí convertir mi nuevo ‘hobby’ en una labor solidaria», dice la nueva ‘runner’ aficionada sobre su experiencia en este deporte tan practicado hoy en día. «Aunque solo corra tres o cinco kilómetros al día, el ejercicio también me viene bien para cuidar mi propia salud mental», cuenta. La ontinyentina doctoranda de la Universidad de Cambridge empezó su andadura en el país anglosajón como estudiante Erasmus hace tres años, y hoy, de nuevo allí, cursando el doctorado, cuenta no haber olvidado sus raíces ni su pueblo, Ontinyent, al que tiene siempre presente y visita cuando puede. «Siempre tengo la terreta en la mente», afirma.

«Running» para visibilizar

Vivimos en una sociedad que no solo infravalora las enfermedades mentales, sino que las estigmatiza. «Debemos equiparar la salud mental a la física», dice Mireia Cabanes. «Tenemos que empezar por escuchar los problemas de la gente y aportar nuestro granito de arena con proyectos y ayudas a mayor escala». ‘27 Miles in 27 Days’ pretende visibilizar el problema de la salud mental y enseñar que existen recursos para combatirlo. «Que aquellos que las sufran sepan que no están solos», concluye.