El Ayuntamiento de Teulada-Moraira no va a ceder ante el «chantaje» de una empresa. El alcalde, Raúl Llobell, del PP, se confesó ayer «frustrado» al no poder cumplir uno de los retos que se marcó cuando en marzo llegó al poder con una moción de censura. Dijo que una de sus prioridades era que este verano estuviera reconstruido el muro de la playa de l’Ampolla que destruyó en 2019 el temporal Gloria. Ayer Llobell lamentó que «este verano el muro no estará reparado». Desveló que la empresa que resultó adjudicataria de las obras, Mediterráneo de Obras y Asfalto, les ha salido rana.

El ayuntamiento sacó a licitación por 86.442 euros los trabajos de reconstrucción del muro. La citada empresa presentó la oferta más económica, 76.775 euros, y ganó el concurso. Llegó a firmar el contrato. Pero un día antes de firmar el acta de replanteo (trámite de inicio de las obras) comunicó al ayuntamiento que había detectado deficiencias en el proyecto y que el coste de las obras se incrementaba en un 38,64 %, es decir, que subían a 100.708 euros, casi 24.000 euros más que su oferta.

El alcalde dijo no van a plegarse a esa «especie de coacción y de chantaje». Anunció que se rescindirá el contrato y se convocará otro concurso. «El dinero público no puede estar sometido a chantajes», aseguró.