Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El peso del archivo de Albalat hará trasladarlo a un nuevo edificio

La debilidad del suelo donde se guarda ahora llevará a aprovechar la reciente compra para evitar riesgos

Edificio recién comprado. | M.P.

El peso del archivo municipal de Albalat dels Tarongers y la debilidad del suelo donde se guarda ha llevado al ayuntamiento a prever su próximo traslado a un inmueble recién adquirido por la corporación donde quedará depositado finalmente: La antigua oficina de Bankia, que ha comprado por 45.000 euros.

El riesgo de que cediera el suelo de uno de los pisos del edificio consistorial a causa del peso de documentos, libros y papeles que componen el archivo, alertó de la necesidad de trasladarlo con la mayor urgencia posible. Tanto es así, que el acuerdo entre el ayuntamiento y la entidad bancaria ha sido rápido. «Era momento de dotar al archivo de un espacio digno como este pueblo merece», afirmaba a Levante-EMV la alcaldesa, Maite Pérez (PSPV).

La presidenta de la corporación explicaba que la parte de arriba del edificio, donde se ubicaba el archivo, era antiguamente una especie de andana, cuya estructura no llegó nunca a reforzarse, de ahí el riesgo.

Junto a esto, la instalación de un ascensor en el ayuntamiento, para dotarlo de accesibilidad, ha reducido en gran parte el espacio de la planta baja, donde había despachos para el personal y entidades vinculadas al consistorio; situación que ha hecho necesaria también la compra del inmueble donde reubicar estas estancias.

Los más de 200 metros cuadrados de los que dispone la antigua oficina de Bankia permitirán ampliar las dependencias municipales, por lo que se tiene previsto ubicar allí despachos para los trámites relacionados con la Mancomunitat de la Baronia, el servicio de Egevasa o para el Sindicato de riego, entre otros.

Además, Pérez quiere convertir parte del espacio de Bankia en una «sede social», con estancias donde las distintas asociaciones del municipio puedan reunirse y desarrollar sus actividades. «Se trata de una reivindicación del tejido social y asociativo del pueblo a la que vamos a dar respuesta», terminaba la alcaldesa de Albalat dels Tarongers.

Compartir el artículo

stats