Las fiestas de Moros y Cristianos de Mutxamel se remontan a más de 150 años; pero las de este año 2022 serán, sin duda, especiales porque los festejos estrenan la denominación de Fiesta de Interés Turístico Autonómico. Se trata de un reconocimiento que la Generalitat Valenciana les concedió en noviembre del 2020 pero que, por culpa de la pandemia, ha tenido que posponer su celebración durante dos años consecutivos. 

Entre el 7 y el 12 de septiembre, las fiestas de Moros y Cristianos volverán a tomar las calles de Mutxamel para cautivar a festeros, vecinos y visitantes.

Las fiestas patronales de Mutxamel

Mutxamel es un municipio con una ubicación excelente entre el mar y la montaña, con unas buenas condiciones climáticas y a tan solo un paso de ciudades turísticas como Alicante, Elche o Benidorm.

Mutxamel conserva la esencia de sus tradiciones, por eso invita a descubrir sus fiestas, da a conocer las costumbres y el folklore local tan rico y diverso y, sobre todo, invita a todas y todos los que los visitan a disfrutar, vivir y sentir sus fiestas a través de la música, el baile, el fervor, el pasacalle y el color con el que se llenan las calles del municipio.

Para Mutxamel, sus Fiestas Patronales son una de las mejores señas de identidad del municipio. Crónicas históricas y testimonios personales transmitidos de generación en generación sitúan la fundación de las Fiestas en honor de la Mare de Déu de Loreto en el año 1843.

Las fiestas de Moros y Cristianos de Mutxamel se remontan al siglo XIX. ED

Desde mediados del siglo XIX hasta la actualidad, las Fiestas de Moros y Cristianos han ido creciendo en originalidad, calidad y diversidad de actos, al tiempo que siempre han supuesto una manifestación de sus valores culturales y de su tradición popular, con una especial consideración etnológica.

Todo ello a medida que se convertían en un activo turístico para la localidad, al crecer en número de participantes en los desfiles y en la capacidad de atracción de visitantes.

El Día de la Señal: El Salvador 

Las fiestas de Moros y Cristianos de Mutxamel, declaradas de Interés Turístico Autonómico, tienen lugar del 7 al 12 de septiembre. Sin embargo, el primer acto oficial se celebra un mes antes. El día 6 de agosto es la Festividad de El Salvador, patrón local, también conocido como el día de la Señal.

Es el momento en que el patrón sale a la calle en solemne procesión junto a las banderas festeras que recorren las calles, anunciando a la vecindad que falta sólo un mes para la gran fiesta de septiembre.

Al finalizar la procesión, los cargos festeros, que han tomado posesión de su Capitanía en un espectacular acto celebrado el último sábado de julio en el Parque Municipal El Canyar de les Portelles, inauguran el cartel anunciador de las Fiestas de Moros y Cristianos en la Casa Consistorial. Empieza la cuenta atrás.

El pórtico a la Fiesta: El Ravalet

Las fiestas del Ravalet, dedicadas a la Virgen de Montserrat, son el pórtico de los Moros y Cristianos de Mutxamel. El día 6 de septiembre se realiza la alborada con un gran castillo de fuegos artificiales en la ermita de Montserrat.

El 8 de septiembre, durante la mañana se realiza la Ofrenda de Flores en la ermita, una vez finalizada, los y las visitantes acuden a ver las banderas de colores que decoran sus calles estrechas y su plaza moruna, y a participar en el centenario baile típico de la ‘Dansà’, y vibrar con la tradicional traca de más de 100 metros.

Las fiestas del Ravalet se celebran un día antes de que arranquen los Moros y Cristianos de Mutxamel. ED

Al caer la noche los fieles acompañan a la imagen de la Virgen de Montserrat en su recorrido por las calles tradicionales del Ravalet, Peñacerrada y Poble Nou, hasta que regresa a la preciosa ermita ubicada en el paseo de la Alameda. Posteriormente, en la plaza del Ravalet, se realiza la verbena con música y baile.

Los días grandes: Moros y Cristianos

Los Moros y Cristianos de Mutxamel tienen lugar del 7 al 12 de septiembre. Las fiestas se celebran en homenaje a la patrona local, la Mare de Déu de Loreto, por el milagro obrado en el año 1597, cuando rompió la acequia del azud salvando a la vecindad de una terrible inundación.

Por cierto, ese azud —‘assut’ en valenciano—, ejemplo del patrimonio hídrico de L’Horta de L’Alacantí, ha sido declarado BIC.

Las fiestas de Moros y Cristianos de Mutxamel se celebran entre el 7 y el 12 de septiembre. ED

Actualmente participan en la fiesta diez comparsas, cinco en el bando cristiano y cinco en el bando moro. Por el bando de la cruz, de la huerta mutxamelera vienen los Maseros; del Mediterráneo llegan los temibles navegantes, los Piratas; de Tierra Santa, de combatir en las cruzadas, tenemos a los Templarios; desde Andalucía se aproximan los Contrabandistas; y de origen visigodo aparecen los Mozárabes, la comparsa más joven de la Fiesta, creada en 2018. 

El bando de la media luna está formado por los Xodios, con su estrella de David; la pluma de los Moros del Cordó; del Palacio de la Alhambra, llegan los Abencerrajes; de lo más profundo de África, los Zegríes; y de las montañas del Rif tenemos los Pacos, una comparsa originaria de Mutxamel, que destaca por su peculiar forma de desfilar.

Programa de actos 

El 7 de septiembre arrancan las fiestas con el multitudinario Pregón de Fiestas en el balcón del Ayuntamiento.

Son diez las comparsas que participan en las fiestas de Moros y Cristianos de Mutxamel. ED

El 9 de septiembre es el día de la Mare de Déu de Loreto, festivo local, día de celebración religiosa donde tanto en la multitudinaria ofrenda —por la mañana—, como en la procesión —por la tarde— los vecinos, vecinas y visitantes acompañan a la patrona.

El día 10, por la mañana, se realiza la Entrada de Bandas de Música en las que todas las bandas que participan en las fiestas realizan un pasacalle interpretando pasodobles y, al finalizar, frente al castillo festero, se canta el Himno de las Fiestas.

Por la tarde se realiza en la Avenida Carlos Soler el desfile de la Gran Entrada de Moros y Cristianos, un espectáculo de música, color y emoción donde se puede apreciar la majestuosidad de los boatos formados por grupos de baile, carrozas, escuadras especiales, caballos y elaborados trajes de fiesta. Por la noche las verbenas en las barracas amenizan con música y baile.

El día 11, bien temprano, los festeros hacen la Diana donde recorren todas las calles del municipio hasta la hora de desayunar. Seguidamente tiene lugar el desfile de la mañana con todas las comparsas y bandas de música, tras el cual llega la Embajada de los Contrabandistas en el castillo.

A continuación, todos a sus barracas a comer. Por la tarde es el turno del tiroteo y la Embajada Mora, seguida de otro desfile con todas las comparsas, en este caso en sentido inverso, partiendo desde el castillo.

Sobre la medianoche llega el desfile más divertido, la Retreta, donde cada comparsa elige un tema sobre el que disfrazarse y todos los festeros recorren la Avenida Carlos Soler con carrozas, charangas y batucadas.

El día 12, cabe destacar, por la mañana, el tiroteo y la Embajada Cristiana, donde la Virgen aparece en el último momento de la batalla y los cristianos logran reconquistar Mutxamel. Y por la tarde, el Desfile de Moros y Cristianos, con las tropas de la cruz victoriosas, y la posterior entrega de banderas a las puertas del Ayuntamiento que marca el fin de las Fiestas.

El día 13 es el tradicional día de los ‘borrachos’, donde los festeros comparten por última vez en las barracas el tradicional plato de olleta.

El siguiente domingo a las fiestas se cocinan paellas en cada una de las comparsas. Es el último acto de hermandad de las Fiestas de Mutxamel.