D. Pàmies, Alicante

El alcalde de Orihuela, José Manuel Medina, valoró el acto de presentación de la nueva ejecutiva local del PP, al que asistió Eduardo Zaplana. En la cena se criticó la actuación política del primer edil, y se respaldó a los 8 ediles, encabezados por Mónica Lorente, que se opusieron el jueves en un pleno a uno de los dos puntos del orden del día planteados por Medina.

El alcalde declaró sobre el multitudinario acto del viernes pasado que fue «inoportuno, improcedente y una absoluta provocación. Me parece gravísimo que el portavoz nacional del Partido Popular en las Cortes, la cara visible del partido, venga aquí a escenificar una división y a ponerse de parte de una parte del partido. Creo que alguien tendría que poner orden», aclaró Medina. Cabe recordar que Zaplana fue quien apostó por Medina como candidato a la alcaldía en 2003.

Sobre el aparente silencio del presidente de la Generalitat, Francisco Camps, ante esta crisis, Medina manifestó: «Tengo el aliento del presidente Camps y de la ejecutiva regional, lo que ocurre es que la ejecutiva regional y el presidente Camps tienen la prudencia que tienen que tener los responsables políticos». Medina mantuvo que entre los cargos del PP provincial no hay ninguna persona que tenga «la responsabilidad de saber que lo que está ocurriendo es muy grave. Y lo que no pueden venir es a echar leña al fuego». «Mientras que yo sea alcalde -insistió el primer edil- el presidente del partido no viene a gobernar esta institución y no puede descalificar a grupo de la oposición porque hayan apoyado un asunto puntual que les parecía importante». El regidor señaló que «la ruptura la producen ellos y yo no he hecho ningún pacto con nadie». Agregó además que ha llevado adelante «unos puntos del orden del día y se rompe el grupo de gobierno, sin que lo expliquen. ¿Por qué hay tres planes urbanísticos que sí y dos que no?». «Y al día siguente para celebrar la ruptura viene Zaplana, Ripoll, todo el aparato zaplanista», puntualizó.

Abundando en el apoyo que le ha prestado Centro Liberal (CL), José Manuel Medina mantuvo que el primero que «habló de la integración en el PP en el CL fue el señor Ripoll. Yo no he hablado ni he hecho el mínimo gesto en ese sentido. Ripoll debería ser más prudente porque el presidente del partido no está para hacerlo pedazos como está haciendo». Medina dijo que le hubiera gustado que la «preocupación» que demuestran ahora los dirigentes zaplanistas por la voluntad de CL de «llevarme a la cárcel» la hubieran expresado fechas atrás, «cuando estaba en el berenjenal» vinculado a las denuncias de anomalías contables del ex interventor.