Levante-EMV, Valencia

El conseller de Territorio y Vivienda, Rafael Blasco, denunció ayer que la reforma del Estatuto de Cataluña incluye, entre otras competencias sobre recursos hidráulicos, la emisión de «un informe determinante para cualquier propuesta de trasvases de ríos intercomunitarios», lo que según Blasco, supone un «bloqueo inadmisible» al trasvase del Ebro.

«Una vez más se pone de manifiesto que Cataluña tiene, gracias a la permisividad absoluta que le ha concedido Rodríguez Zapatero, patente de corso en materia de Medio Ambiente, Ordenación del Territorio y Gestión del Agua, aunque ello genere perjuicios muy serios a otras autonomías, como la Comunidad Valenciana», declaró Blasco.

La denuncia, no obstante, no es nueva. Durante el pasado mes de julio, y coincidiendo con la presentación de un recurso de inconstitucionalidad por parte del Consell contra la modificación de la ley del Plan Hidrológico Nacional (PHN), el presidente de la Generalitat valenciana, Francisco Camps, ya advirtió de que el futuro Estatuto catalán podría vetar los trasvases de agua. Entonces, el conseller de Relaciones Institucionales de la Generalitat de Cataluña, Joan Saura, lo negó, ya que afirmó que era competencia del Estado español.