J. Ruiz/ J. García, Valencia

El presidente de la Generalitat, Francisco Camps, retó ayer al portavoz del grupo socialista en las Cortes, Joan Ignasi Pla, a demostrar documentalmente si el conseller de Territorio y Vivienda, Rafael Blasco, había cometido un delito de prevaricación. Camps trasladó la carga de la prueba al dirigente socialista después de que éste, en su intevención en la sesión de control en las Cortes, acusara a Blasco de estar paralizando expedientes urbanísticos de ayuntamientos gobernados por el PSPV. Pla, que en ningún momento habló de prevaricación (el término lo usó sólo el presidente), afirmó que había tenido conocimiento «por terceros» de que el titular de Territorio lleva un año sin publicar expedientes aprobados en el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de ayuntamientos socialistas.

En su turno de palabra, el presidente salió en defensa del conseller, que seguía el debate desde su escaño, y reprochó al socialista haberle imputado un delito de prevaricación, «una cosa muy grave», apuntó. Camps dijo esperar que Pla presentara documentación que «sustente semejante acusación».

El rifirrafe prosiguió después en los pasillos. El vicepresidente del Ejecutivo, Víctor Campos, improvisó una rueda de prensa en las Cortes para insistir en la defensa de Blasco. Para ello, aportó datos sobre ayuntamientos socialistas que en la última semana han recibido luz verde de la conselleria para diversas actuaciones urbanísticas. La selección fue concienzuda. Informó de la autorización al concierto previo al PGOU de Alcántara del Xúquer, municipio que, se encargó de recordar Campos, pertenece «la persona que se sienta a la izquierda» de Pla en las Cortes, en referencia al portavoz adjunto, Antoni Such. Por otro lado, el vicepresidente del Consell aseguró que unos días atrás la Conselleria de Territorio aprobó un plan de mínimos del Ayuntamiento de Dénia para construir 6.300 viviendas. Campos remarcó que en ese municipio «veranea» el líder del PSPV. El último ejemplo puesto fue el de Sagra, municipio socialista de 470 habitantes que tiene vía libre para la construcción de 2.650 casas, lo que supone, añadió, Campos «una proporción llamativa». La Conselleria de Territorio culminó su estrategia defensiva remitiendo a los medios de comunicación una copia del acta de los asistentes a la comisión territorial de Urbanismo de Alicante celebrada el pasado 26 de septiembre que recogen la intervención de la alcaldesa de Dénia, la socialista Paqui Viciano, en la que reconoce el «esfuerzo» y la «eficacia» con la que la conselleria había abordado la tramitación del Plan General Transitorio de la localidad.

Víctor Campos sostuvo que la información aportada a los periodistas demostraba que las palabras de Pla en las Cortes se había basado únicamente en «insultos, en mentiras y en usar la demagogia sin aportar ningún dato». Para el vicepresidente se puede estar a favor o en contra de la política desarrollada por el titular de Territorio y Vivienda, «pero no se puede venir [a las Cortes] a decir tonterías». Aunque en el pleno de las Cortes, Joan Ignasi Pla no precisó que municipios socialistas están supuestamente sufriendo un boicot por parte de la Conselleria de Territorio, fuentes socialistas afirmaron que hay casos evidentes y, como muestra, citaron el del Ayuntamiento de la Pobla de Vallbona que lleva más de medio año en espera de que Territorio publique su Plan General de Ordenación Ubana. Por su parte, Antoni Such manifestó que el hecho de que Víctor Campos pusiera su municipio como ejemplo de colaboración con el PSOE suponía «tener mucha cara». Explicó que para autorizar un «pequeño» polígono industrial de 160.000 metros cuadrados hace año y medio, la Conselleria no le aceptó un Plan de Actuación Integral (PAI) y le exigió un PGOU cuando no lo ha hecho con ayuntamientos como Cullera, Manises, Catarroja y Alicante (todos ellos gobernados por el PP) en los que hay PAIs para construir en millones de metros cuadrados.