J. V. Pérez, Valencia

Alrededor de 80.000 exploraciones diagnósticas podrían permanecer amontonadas en los hospitales y sin identificar en los hospitales valencianos en estos momentos, según aseguraron ayer a este diario fuentes de la Federación Estatal de Técnicos -una de las dos organizaciones, junto a la Federación Estatal de Sindicatos, convocantes de la huelga de técnicos sanitarios de la Comunidad Valenciana que comenzó el pasado lunes-. Esta situación se habría originado después de que durante la jornada del viernes, en la que los técnicos en huelga se incorporaron a sus puestos de trabajo, las tareas realizadas por éstos no hubiera permitido dar salida a las pruebas que se han ido acumulando a lo largo de los cuatro primeros días de huelga, que los convocantes tiene previsto mantener hasta finales de este mes.

Además, esta situación podría agravarse con el paso de los días, ya que hasta la fecha, y según confirmaron ayer a Levante-EMV fuentes de la Federación Estatal de Técnicos, el Ministerio de Sanidad no se ha puesto en contacto con los técnicos convocantes para iniciar una negociación que ponga fin al conflicto y todo, pese la reunión que según éstos, mantuvieron el viernes responsables de los ministerios de Sanidad y Educación conjuntamente para resolver la petición de los técnicos sanitarios, esto es, que el Gobierno central acuerde la homologación de la titulación española con la de la Unión Europea.

La situación, según las fuentes consultadas, podría generar además, «retrasos considerables» en las listas de visitas de los hospitales, después de que sólo durante esta semana ya se hayan paralizado unas 80.000 pruebas de todo tipo.

Aunque por el momento, las fuentes consultadas prefirieron no arrojar una cifra exacta de cuántas personas se podrían ver afectadas por este previsible retraso, lo que sí está claro es que una buena parte de los pacientes que tenían cita para este mes de octubre tendrán que recibir una nueva fecha para ser atendidos con posterioridad.

Demanda penal

Por otro lado, los servicios jurídicos de las organizaciones convocantes siguen trabajando en la demanda por la vía de lo penal que tienen previsto presentar contra la Conselleria de Sanidad, al considerar que los servicios mínimos pactados a finales del pasado mes de mayo se han duplicado en la mayoría de los centros asistenciales, lo que conculca el derecho de huelga.