Efe, Madrid

El Ministerio de Medio Ambiente, a través de las Confederaciones Hidrográficas, ha abierto expedientes a 1.980 pozos ilegales para la extracción de agua desde abril del año pasado en ocho cuencas, según una respuesta a la diputada valenciana del PSPV Juana Serna.

Así, en la cuenca del Júcar el número de extracciones ilegales con procedimientos sancionadores abiertos asciende a 263, repartidos en 240 ubicados en la Comunidad Valenciana, 21 en Castilla-La Mancha y dos en Aragón.

En la cuenca del Segura, la Confederación Hidrográfica y la Guardia Civil han realizado 181 actuaciones desde marzo del año pasado relacionadas con pozos ilegales, que han dado lugar a la apertura de los correspondientes expedientes sancionadores.

El Ministerio tiene como objetivo terminar la implantación de la red de control general de las aguas subterráneas en diciembre del año próximo en todas las Confederaciones Hidrográficas. Además, pretende garantizar la anotación en el Catálogo de aguas privadas de cada cuenca los derechos de aprovechamientos de aguas subterráneas, a través del Programa Alberca. «La verificación y cuantificación de estas declaraciones permitirá detectar si en las cuencas existen pozos, sondeos o superficies de riego que no se encuentren amparadas por un título legal suficiente», indica el departamento.

Así, la Confederación Hidrográfica del Duero ha abierto 90 expedientes sancionadores por aprovechamiento ilegal de pozos entre abril de 2004 y el 30 de julio de este año.La Confederación Hidrográfica del Ebro por su parte ha tramitado 36 denuncias por perforación o explotación ilegal de pozos en la cuenca. A lo largo de la cuenca del río En la cuenca del Guadalquivir, se han incoado 348 expedientes por utilización de pozos ilegales. Por su parte, la Comisaría de Aguas de la Confederación Hidrográfica del Guadiana ha incoado 800 expedientes, en la Confederación Hidrográfica del Norte se abrieron 40 expedientes sancionadores por pozos ilegales en 2004, y otros 29 en lo que va de año. En la cuenca del río Tajo, la Confederación Hidrográfica ha abierto 193 expedientes.

Críticas desde Castilla-La Mancha

Por otra parte, el vicepresidente segundo del gobierno de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, se refirió a la llamada guerra del agua que les enfrenta con la Generalitat Valenciana. En este sentido aseguró que «esta batalla la vamos a ganar», pues «no vamos a permitir que tengamos planes de ordenación y proyectos industriales parados en nuestra provincia mientras se construyen 69 campos de golf» en el Comunidad Valenciana. «Nuestra primera obligación como castellano-manchegos es defender esta tierra y no podemos renunciar a tener criterio sobre lo que pasa con el agua», añadió García-Page.