Levante-EMV, Valencia

El principal mecenas del Instituto Valenciano de Arte Moderno (IVAM), la Fundación Astroc, que impulsa el grupo empresarial del mismo nombre presidido por Enrique Bañuelos, está presente en una de las urbanizadoras mixtas que promueve el conseller de Territorio, Rafael Blasco, y sobre las que pesan dudas de legalidad recogidas en dos informes jurídicos, uno de ellos elaborado por el catedrático de Derecho Administrativo Luciano Parejo por encargo del PSPV.

La mercantil donde coinciden los nombres de Blasco y uno de los hombres de Bañuelos en la Comunidad, Javier Carlos Ferrando, se denomina Molinet Puig SL. Esta empresa opta a urbanizar tres millones de metros cuadrados en San Antonio de Benagéber, en una operación inmobiliaria que supera los 57 millones de euros (10.000 millones de pesetas) y que propone crear 5-500 viviendas en el sector de la Conarda. También promueve otras 2.054 viviendas en El Puig.

Molinet Puig está participada por Solivvsa (Sol i Vivendes Valencianes SA), la empresa mixta presidida por el conseller de Territorio, Rafael Blasco y formada al 51% por el Instituto Valenciano de Vivienda (Ivvsa) y por Bancaja (a través de sus filiales Cisa Hábitat y Actura). Junto a Solivvsa, aparecen en el registro mercantil como consejeros delegados de Molinet Puig SL, Javier Carlos Ferrando Valls y José Rayos Ruiz, el presidente y el apoderado de Astroc Mediterránea, una constructora creada en 1999 con un capital de 6 millones de euros y sede en Valencia.

Astroc Mediterránea pertenece al Grupo empresarial Astroc, de capital íntegramente valenciano con una «actividad diversificada, en las áreas de generación y urbanización de suelo, financiera, energía, comunicación, residencial y hotelera». Su actividad se ha desplegado fundamentalmente en territorio valenciano por lo que, para «agradecer la aportación de la sociedad y la Comunidad» al desarrollo del grupo ha creado «un canal de retorno» a través de su entidad cultural.

La Fundación Astroc como sociedad de responsabilidad limitada, existe desde 1993, según el registro mercantil, pero sus fines culturales fueron dados de alta en noviembre de 2004, un mes antes de hacerse pública la colaboración de Astroc con el IVAM. El mecenazgo para el museo que dirige Consuelo Císcar, esposa del conseller Rafael Blasco, se concretó en la compra de dos palacetes, que han costado 24 y 25 millones de euros y están ubicados en zonas exclusivas de Madrid y Mallorca, para convertirlos en subsedes del IVAM. Además, la Fundación Astroc se comprometió a invertir un millón de euros al año en la producción de exposiciones para el museo.

Seis meses después de la firma del mecenazgo, la empresa mixta Solivvsa (Ivvsa y Bancaja) entra en Molinet Puig SL y accede directamente a la presidencia.

La fórmula de las empresas mixtas para urbanizar grandes bolsas de terreno es considerada ilegal por algunos expertos. Como publicó Levante-EMV el sábado pasado, un informe encargado por el PSPV al catedrático Luciano Parejo concluye que «el Ivvsa elige a sus socios privados en la creación de empresas mixtas públicas-privadas para promociones urbanísticas de forma que no se ajusta a los principios de publicidad, concurrencia, igualdad y no discriminación» y que «cabe temer que la elección responda a tratos preliminares encubiertos y más o menos arbitrarios».