17 de enero de 2010
17.01.2010
Vte. Blasco-Ibáñez Tortosa

«La ideología del ayuntamiento y del Consell es el neocatolicismo opusdeístico»

Abogado, ex diputado de UV y nieto del escritor. Vivió el cambio de alcaldes en Valencia en primera persona cuando la derecha tomó el poder que a día de hoy todavía mantiene. Crítico con todos los partidos, Blasco-Ibáñez rechaza los sueldos y los finiquitos que se han aprobado para los diputados en las Corts.

17.01.2010 | 06:30
«La ideología del ayuntamiento y del Consell es el neocatolicismo opusdeístico»

­Defiende apasionadamente sus ideas y comentarios con gran locuacidad. Vicente Blasco-Ibáñez Tortosa (Valencia 1932) las ha visto de todos los colores como edil del Ayuntamiento de Valencia, diputado en las Corts y en la Diputación de Valencia. Tiene un buen recuerdo de su compañero de viaje Vicente González Lizondo y critica sin tapujos al gobierno de Camps, de cuyos integrantes dice que no están preparados.

¿Cuál ha sido su camino en la vida hasta formar parte de la política valenciana?
Nunca pensé en meterme en política después de todo lo que vivió mi familia. Mi padre se tuvo que marchar en un barco alemán porque la FAI (Federación Anarquista Ibérica) se lo quería cargar. Se fue disfrazado de mujer. La Gaceta Republicana lo condenó por faccioso a la pérdida total de bienes. Nos fuimos a Francia con la segunda mujer de Blasco-Ibáñez. Cuando acabó la Guerra Civil volvimos nosotros. Mi padre se quedó en Francia porque fue condenado por asistir a la rebelión y por ser masón. Ya no regresó hasta 1977. Nos quitaron todo lo que teníamos, entre otras cosas el diario Pueblo.
¿Cómo fue lo de perder el Diario de su abuelo?
La cabecera caducó en el registro de marcas y la recogió el periodista Emilio Romero. Reclamamos a la UCD y al PSOE pero no logramos nada.
Antes hablábamos de su carrera política...
Sí. Yo de joven era rojo e hijo de rojo. Viví muchos años sin padre. Eso es un trauma que se arrastra con el paso del tiempo. Hasta los diez años no empecé el bachiller. Mi madre me llevó al colegio Hispano-Francés que después pasó a ser de los Dominicos. Soy anticlerical pero se portaron muy bien. Después me presenté al examen de Estado y me cepillaron. En Murcia aprobé al año siguiente, aquí era imposible: estaban todos los fachas y me suspendían.
Y estudió derecho.
Sí, en Valencia. Pero tropecé con con dos profesores también muy de derechas y me fui a Granada a estudiar dos años. Volví en el tercer curso y acabé la carrera en Valencia.
­Tras ejercer de abogado para la empresa de autopistas Aumar y entrar como edil independiente en el Cap i Casal con Unión Regional Valenciana, Blasco-Ibáñez desempeñó un papel importante en los momentos de gloria política de UV. Acompañó a Lizondo en las Corts. ¿Unión Valenciana ha muerto?
Sí.
¿Por qué?
A Lizondo lo mataron. Pero el final del partido llegó por las ansias de poder del propio Lizondo, por haber admitido a gente que en modo alguno era valencianista (sólo iban a colocarse). Finalmente le traicionaron, su larga enfermedad y las presiones pudieron con él.
¿Y lo que hay ahora en UV y Coalición Valenciana?
Nada, si siguen con el valencianismo y el catalanismo. El tema de la lengua vendía hace 30 años, pero eso es una etapa ya superada. Fue uno de los mayores errores del PSPV (con Alfons Cucó y Segundo Bru) y que hoy en día el PP lo ha enterrado totalmente con la creación de la Academia Valenciana de la Llengua. Coalición Valenciana son la extrema derecha.
¿Y el Bloc?
Me caen bien. Son muy luchadores. Defienden nuestros intereses desde otra óptica a la de UV. A Enric Morera no le conozco pero a Pere Mayor sí, fuimos compañeros en las Corts.
¿El catalán y el valenciano es lo mismo?
Creo que es la misma lengua.
¿Cómo ve al PSPV como alternativa a los populares?
Dividido. Siempre en peleas. Alarte, el de Morella (Puig), etc. Alborch es la única que da la talla.
¿Qué opinión le merecen los gobiernos del PP en el consistorio y la Generalitat?
Se gastan el dinero de mala manera (F-1 y la Copa América) pero bueno, no deja de ser una proyección internacional que hemos tenido. Hay que reconocer que han arreglado bastante bien la ciudad. No me gusta el tema de los finiquitos que se han asignado los diputados, es una inmoralidad. La ideología del ayuntamiento es el neocatolicismo opusdeístico, la misma que en la Generalitat. Han heredado los genes de sus antepasados. ¿Sabe usted la gente que hay del Opus en el consistorio y en la Generalitat? Nosotros trajimos al Papa en el 82. Le pusimos una placa y nos tragamos una misa y se acabó el tema. Sin el boato que le dieron en la reciente visita. El gobierno del PP no está preparado, le falta experiencia. Ha conducido a la Comunitat a tener el mayor endeudamiento y paro del Estado.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Calendarios 2017/18

Calendario Laboral y Escolar Comunidad Valenciana

Consulta el calendario de 2018

Todos los días festivos nacionales, locales y de las ciudades de València, Castelló y Alicante de 2018, así como el calendario escolar para el curso 2017/18 y 2018/19.