La Conselleria de Urbanismo ya ha comenzado a aplicar la Estrategia Territorial de la Comunitat Valenciana, en vigor desde el 20 de enero. Desde hace un mes, cualquiera de los 542 municipios valencianos que revisen su Plan General o redacten uno nuevo deben recabar de la dirección general de Territorio y Paisaje la cifra máxima de población que podrá crecer y el nuevo suelo que podrá urbanizar. Porque, por si alguien no se había enterado, los crecimientos desmesurados y desagregados de los núcleos de población se han acabado.

En el departamento que dirige el vicepresidente Juan Cotino ya han elaborado varios de estos "Índices máximos de ocupación del suelo en el horizonte de 2030". Y, lo mejor, es que no se trata de un informe que se eterniza sino que se obtiene de manera bastante ágil y gracias a la herramienta desarrollada por el Institut Cartogràfic Valencià (ICV) para nuestro territorio: el Siose (Sistema de Información sobre la Ocupación del Suelo en España).

Ha sido el caso de una población costera de 30.000 habitantes y más de 8.000 trabajadores censados en el sector industrial y terciario que ha comenzado el proceso de revisar su plan general. La radiografía que el Cartogràfic ha realizado de su territorio permite a la Conselleria de Urbanismo saber que su término municipal alcanza los 60 millones de metros cuadrados y, de ellos, 10 millones de m2 están ya urbanizados. Con estos datos objetivos en la mano, el Área de Planificación del Territorio y el Litoral obtiene las recomendaciones de crecimiento para el municipio a partir de fórmulas matemáticas a las que se aplican "tasas de crecimiento demográfico, correcciones por el tamaño del municipio o por vertebración territorial". También se aplican otros coeficientes para facilitar que "cuanto más pequeños los municipios más puedan crecer, de forma racional y matizada por su ubicación en el territorio, y cuanto más grandes sean menos crezcan". De hecho se buscan "los crecimientos moderados en el litoral y en las grandes metrópolis y favorecer la franja intermedia" (poblaciones como Buñol, Chiva y Villena).

Y la conclusión es que la localidad costera de 30.000 habitantes puede crecer en los próximos años un 36%: aumentar en 10.000 habitantes más su población y urbanizar 1,3 millones de m2, 700.000 m2 para actividades económicas. Una vez conocido el cuánto, el municipio también debe fijar la infraestructura verde municipal (los terrenos protegidos o no con algún valor medioambiental, paisajístico, cultural o con algún tipo de riesgo que, además, deberán estar conectados entre sí) incluida en la Ley del Territorio desde el 1 de enero de 2010. Los últimos requisitos que deben cumplir al diseñar el nuevo plan general son los de la Estrategia Territorial: garantizar el respeto y la armonía con el paisaje y al entorno, seguir un "modelo compacto discontinuo" y evitar las nuevas urbanizaciones desagregadas del núcleo de población, garantizar los accesos peatonales y en bicicleta...

Licitación de seis actuaciones de paisaje

La Conselleria de Medio Ambiente ha licitado seis actuaciones de ordenación del territorio y paisaje de la Comunitat Valenciana con una inversión de 1,5 millones con cargo al Plan Confianza. En la provincia de Alicante, se han licitado las dos fases de las obras de construcción del laboratorio de la naturaleza "El Cautivador", en La Nucia y la restauración paisajística del paraje "La Pedrera de la Foia" en Castalla. En Castelló, se ha licitado la recuperación del paisaje de L'Avella, en Catí; y la mejora e integración medioambiental de la zona deportiva y cultural "El Chorrillo", en Viver. Por último, en la provincia de Valencia, la Conselleria de Medio Ambiente ha licitado la ampliación del paraje natural de La Font de Sis, en el municipio de Palomar; y la mejora paisajística y medioambiental del acceso sur al municipio de Quartell. levante-emv