Vuelta a la España radial, exclusión del corredor mediterráneo de Algeciras a Francia y desarticulación ferroviaria de la Comunitat Valenciana, cuya mitad sur quedaría desconectada del acceso directo al transporte de mercancías por tren.

Este escenario es el que propone un informe de la consultora PricewaterhouseCoopers (PwC) coordinado en su más alta instancia por el exministro valenciano Jordi Sevilla y que ya ha sido presentado a la administración y a las empresas e instituciones españolas del sector. Ahora sólo faltan tres meses para que la Comisión Europea decida si incluye o no el eje mediterráneo como proyecto prioritario dentro de las infraestructuras de transporte, lo que permitiría cofinanciarlo con fondos europeos.

Bajo el título 'Tomando la vía hacia un transporte de mercancías inteligente', el estudio realiza una acerada defensa del transporte de mercancías por ferrocarril, que podría ahorrar "un mínimo de 300 millones de euros al año" sólo en costes externos. Sin embargo, el estudio coordinado por el ex ministro Sevilla propone el trazado central que pivota sobre Madrid y desecha el eje mediterráneo al que todavía aspira la Comunitat Valenciana.

Es más: a Valencia (por la saturación de la vía actual a Barcelona) la obligaría a engancharse al gran eje ferroviario en Alcázar de San Juan, a 289 kilómetros de distancia. Lo mismo tendrían que hacer Alicante (a 333 kilómetros de la localidad de Ciudad Real) y Castelló (a 359 kilómetros), y eso haría menos competitivos -por cada kilómetro de transporte la mercancía se encarece- los puertos valencianos.

Este trazado ferroviario propuesto por la consultora que fichó al ex ministro socialista se basa en un principio anticrisis: para evitar gastos de construcción de nuevas líneas férreas como lo sería el eje mediterráneo, plantea aprovechar las vías liberadas de trenes de pasajeros y mercancías debido a la apertura de líneas de alta velocidad. Pero como ese desdoblamiento sólo ha tenido lugar en las conexiones férreas con Madrid, y no entre ciudades del Mediterráneo -no hay AVE Alicante-Barcelona, ni Almería-Alicante-, la conclusión de PwC es evidente: para llegar a Europa y evitar el embotellamiento en Barcelona, las mercancías valencianas habrían de pasar por Madrid.

De hecho, el propio estudio admite, en medio de una batería de supuestas ventajas, que en este trazado "sólo el corredor mediterráneo entre Barcelona y Valencia presentará dificultades de capacidad". En opinión del geógrafo Josep Vicent Boira, profesor de la Universitat de València, autor del ensayo 'La Commonwealth catalano-valenciana' y firme defensor del eje mediterráneo, el trazado propuesto por PricewaterhouseCoopers entraña mucho más que "dificultades".

Aunque alaba la "apuesta por el ferrocarril" de la consultora PwC, Boira denuncia que este trazado central "se plantea al margen de la geografía productiva de España. Porque de Córdoba a Toledo y de Gualadajara a Zaragoza hay dos desiertos económicos, mientras que la potencia turística, demográfica e industrial que hay en el Mediterráneo van a dejarla descolgada del eje o a casi 400 kilómetros de distancia".

Según el geógrafo, este trazado "condena a la saturación al corredor ferroviario de Valencia a Barcelona, porque ahí sólo hay una vía en cada sentido", y sólo tiene un objetivo: "mantener la España radial que ha caracterizado las infraestructuras desde el siglo XIX". Este proyecto, asegura Boira, "es peligroso para el futuro de la economía valenciana" y, además, "no contribuye a que España salga de la crisis, porque se limita la exportación de mercancías y el dinamismo turístico, las dos claves para salir de la recesión".

Renunció al escaño para fichar por la consultora

El exministro socialista Jordi Sevilla (Valencia, 1956) fichó por la consultora PricewaterhouseCoopers (PwC) en septiembre de 2009, cuando renunció al acta de diputado. Ahora trabaja como "senior advisor" de la consultora y es el coordinador del programa "Crecimiento Inteligente" de PwC, el "paraguas" que ampara este proyecto concreto sobre el transporte de mercancías. De hecho, al final del proyecto sobre el tren, se hace explícito que el coordinador del programa marco es Jordi Sevilla.