El viento de poniente procedente del interior de la península se impuso ayer a las brisas marinas en Valencia provocando un espectacular aumento de la temperatura que alcanzó los 38 grados en localidades como Manises y que ayudó a generar hasta 35 incendios, la mayoría de matorral y cañar, en poblaciones próximas a la capital valenciana.

Las elevadas temperaturas provocaron que un hombre de años fuera ingresado por un golpe de calor en el Hospital de Sagunt.

En Valencia, los 36,6 grados registrados a las 16, 50 horas de ayer son, a falta de confirmación oficial, uno de los valores mas altos medidos para el mes de junio: el quinto más elevado en un periodo que arranca en 1937.

El viento y el intenso calor están detrás de los 35 pequeños incendios se registraron ayer en la provincia de Valencia.El más importante tuvo lugar en San Antonio de Benagéber y afectó a una zona de pinar y campos de cultivo abandonados. Las llamas y el humo obligaron a desalojar durante unas horas varias casetas de campo, una cuadra de caballos y una almacén de material de construcción. Una brigada y una autobomba refrescaban ayer tarde el terreno aunque el incendio estaba controlado.

En el cauce del Turia, cerca de Mislata se produjo también un importante fuego de cañar que obligó a intervenir a dos aeronaves y varios equipos de bomberos del Consorcio que en algún momento se vieron desbordados por los abundantes focos de fuego.

Golpe de calor

El servicio de urgencias SAMU tuvo que atender ayer, sobre las 19.30 horas, a un hombre de 40 años, vecino del Port de Sagunt, que al parecer estaba trabajando en la playa de Puçol con síntomas de haber sufrido un golpe de calor. Según fuentes del Centro de Coordinación de Emergencias, el hombre "debería venir de trabajar en la construcción por la ropa que llevaba y porque tenía partes del cuerpo cubiertas de yeso".

Los profesionales del SAMU decidieron trasladarlo al hospital, donde ingresó en la UCI debido a que tras los primeros auxilios seguía inconsciente, sin dar síntomas de recuperación y no respondía a los estímulos.