15 de agosto de 2012
15.08.2012
Eros en saragüells Carles Recio

EL PUBICARIO DEL ABUELO

15.08.2012 | 02:00
EL PUBICARIO DEL ABUELO

M
uchos amigos, cuando visitan mi casa, me preguntan por este inusual cuadro que yo denomino el "pubicario" o relicario del abuelo. Se trata de un marco ovalado con varias cajitas transparentes, orlado por una dama modernista sonriente. Lo diseñé yo con el legado más emotivo del padre de mi padre, una indiscreta herencia saturada de erotismo valenciano.
Guillermo Recio Sosa llegó a Valencia invitado por su hermano Carlos, que había conseguido trabajo como representante en una fábrica de calzado de Elda después de diversas andanzas por Argentina. Eran ambos tan atractivos y seductores que se casaron con las dos hijas del dueño Blas Amat, Dolores y Bienvenida. Esto era a finales del siglo XIX.
Carlos y Dolores no tuvieron hijos, eran muy religiosos y comedidos. Mi abuelo en cambio, alegre y vitalista, tuvo tres vástagos. No en vano había aprendido en casa las efervescencias del bisabuelo Guillermo Recio Calvo, famoso en el Puerto de Santa María por sus devaneos femeninos. Cuentan que su esposa, la bisabuela Vicenta Sosa González, extremadamente cariñosa y comprensiva, cuando alguien acudía a cotillearle que habían visto a su marido con otra mujer, contestaba muy parsimoniosa: "Por favor, no me vengáis a contar insignificancias sobre las pequeñas capillas del culto, porque yo soy canónicamente la Santa Iglesia Catedral".
Conviví con mi abuelo hasta que murió, en 1973, con 92 años a sus espaldas. Me relataba con una normalidad absoluta, pese a mi escasa edad, sus romances y conquistas, argumentando la importancia de los sentimientos en cualquier existencia que se preciara humana:
- Lo único interesante de esta vida es el Amor. Lo demás lo hace cualquier animal: comer, dormir, vestirse, abrigarseÉ Pero lo verdaderamente bello es enamorarse. Aunque las costumbres nos imponen la monogamia, nuestra naturaleza busca la pluralidad para enriquecerse espiritualmente. He conocido mujeres bellísimas, y otras que sin ser guapas eran deslumbrantes. Me hubiera gustado tener una colección de fotografías de todas ellas, pero en aquel entonces sólo tenían cámara los fotógrafos profesionales. Por ello, para guardar la memoria de aquellos instantes románticos, siempre les pedía este pequeño recuerdoÉ
Sacaba entonces su gran tesoro, unos sobrecillos de papel delicadamente caligrafiados con nombres femeninos y fechas remotas. Allí conservaba unos minúsculos pelillos que había recortado del vello púbico de sus amantes que lo catapultaban al ayer.
- Todas ellas fueron amantes extraordinarias. Hubo muchas otras, pero tu abuela las descubrió y las destruyó iracunda. Sobrevivieron estas nueve milagrosamente, como una mágica representación de las nueve musas griegas, hijas de Zeus y Mnemosine. Son amores del pasado siempre presentes.
Al fallecer el abuelo salvé estas reliquias a las que tanto veneraba y, muchos años más tarde, las enmarqué debidamente para perpetuar la memoria de aquellos quereres. Ahora lucen en una pared con sus curiosas variedades cromáticas, del negro al rubio más intenso. Al contemplarlas uno puede imaginar los rostros y personalidades de esas damas invisibles que con su íntima ofrenda dieron testimonio de sus irrepetibles pasiones.
Tengo mucha estima por el pubicario. En una película berlanguiana el actor Luis Escobar documenta que la costumbre de guardar vello púbico debía ser habitual entre los caballeros más galantes. El origen parece ser aristocrático, pues el rey Jorge IV de Inglaterra ya practicaba este "hobby". Actualmente, con las modas del depilado total, este coleccionismo resulta prácticamente inviable. Menos mal que existen otras alternativas para salvaguardar la memoria, como fotos, videos, Facebook, Twiter o simplemente un número de teléfono, aunque por supuesto al aroma nostálgico sea totalmente distinto. Las cosas más pequeñas de la vida son a veces las más grandes, y viceversa.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Calendarios 2017/18

Calendario Laboral y Escolar Comunidad Valenciana

Consulta el calendario de 2018

Todos los días festivos nacionales, locales y de las ciudades de València, Castelló y Alicante de 2018, así como el calendario escolar para el curso 2017/18 y 2018/19.


Enlaces recomendados: Premios Cine