El exsecretario general del Bloc, Pere Mayor, declara mañana en un juzgado de Valencia para aclarar quién ostenta la presidencia de la Fundación Birlanga-Fuster. Mayor acude ante el juez tras ser demandado por Joan Senent, quien dice ser el presidente vitalicio de la entidad, fundada en 1986 para administrar la herencia de Rafael Birlanga Roses y destinarla al fomento del valenciano y la cultura.

Según explicó Pere Mayor, en 2008 el patronato de la fundación, en la que se encuentra representada la Generalitat, el Ayuntamiento de Valencia o la Universitat de València, relevó a Senent de la presidencia y lo nombró a él. Antes, Mayor había recibido un puesto en el patronato que le cedió el exconseller Antonio Birlanga.

El mismo Mayor explicó que Senent asegura que en los estatutos figura que él como presidente vitalicio de la entidad, cosa que pone en duda el exsecretario general del Bloc. De hecho, su declaración de mañana versará sobre este tema. Mayor criticó a Senent porque habría hecho "dejación de funciones" durante los años que fue presidente, entre 1986 y 2008, y es por eso que fue relevado por el patronato. "Se tardaron 27 años en validar la aceptación de la herencia de Rafael Birlnaga", dijo Mayor, quien explicó que hay varias propiedades a nombre de la entidad que acabaron siendo expropiadas por el Ayuntamiento de Valencia por menos de 95.000 euros.

En estos momentos la Fundación Birlanga-Fuster dispone de un edificio de cinco plantas en estado ruinoso en la calle Doctor Zamenhof de Valencia. Según argumentó Mayor, la finca, en la que hay diez viviendas, ha tenido que ser apuntalada por el Ayuntamiento de Valencia. "Veremos cuando toque pagar la factura", se lamentó el exlíder nacionalista.

La Fundación Birlanga-Fuster estaba también constituida para dar becas pero no ha llegado ha formalizar ninguna. Su única edición fueron unos documentos de Manuel Sanchis Guarner, que no se distribuyeron, explicó Mayor.