Un estudio de investigadores del campus de Gandia de la Universidad Politécnica de Valencia permite demostrar que factores meteorológicos como la lluvia, la humedad, el frío o calor o la radiación solar pueden afectar al rendimiento de las redes con tecnología de comunicación inalámbrica o wifi.

El trabajo, publicado recientemente en la revista Communications Letters, concluye que, a diferencia de lo que se creía hasta el momento, las condiciones meteorológicas sí que ejercen una influencia significativa en el rendimiento de las conexiones inalámbricas.

Según explica el investigador Jaime Lloret, el estudio determina que los factores que más afectan a las prestaciones de este tipo de conexiones inalámbricas son la temperatura y la radiación solar.

"Hasta ahora se creía que las condiciones meteorológicas no influían en frecuencias inferiores a diez gigahercios, pero hemos demostrado que factores como la lluvia, el frío o calor o la incidencia solar pueden incidir de manera significativa en el rendimiento de las conexiones inalámbricas wifi que funcionan a frecuencias de 2,4 gigahercios", señaló.

Lloret destacó la "paradoja" de que "todo el mundo notaba que cuando estaba conectado (a internet) y llovía más o menos, la conexión iba mejor o peor" y sin embargo, científicamente "los estudios no podían demostrar esa relación".

Sin embargo, este estudio permite establecer la relación de las condiciones meteorológicas con el rendimiento de la señal aunque según Lloret, todavía "no se ha llegado a determinar cuáles son las condiciones óptimas para el mejor funcionamiento de las redes".

El equipo de investigadores de la UPV apunta que disponer de esta información permitirá optimizar en tiempo real las conexiones inalámbricas y contribuirá así a un mejor servicio para el usuario final.