La reestructuración de Ferrocarrils de la Generalitat (FGV) en la que trabaja la Conselleria de Economía podría dejar a unos 100.000 habitantes de l'Horta Sud y la Ribera sin conexión con Valencia en transporte público. Como ayer contó Levante-EMV, el Consell prepara un ERE de hasta 500 de los 1.885 trabajadores de la empresa pública. Se trata de un bocado a la plantilla de tal calibre que obligaría a quitar servicios de trenes. Y, en este sentido, las dos líneas candidatas a esta clausura serían el tramo de la Línea 1 entre Torrent y Villanueva de Castelló (o quizá sólo ese tramo desde Picassent) y la Línea 9 de tranvía entre Benidorm y Dénia.

En el caso de producirse ese recorte de la Línea 1, las consecuencias para la movilidad en las comarcas de l'Horta Sud y la Ribera serían considerables. Concretamente, perderían la conexión de metro con Valencia algunas urbanizaciones de Torrent y toda la población de Picassent, Alginet, Carlet, Benimodo, l'Alcudia, Massalavés, Alberic y Villanueva.

Cabe recordar, además, el malestar que ya se está viviendo en algunas localidades de esta línea, como Picassent, que pese a su elevada demanda ha sufrido el encarecimiento de los billetes por verse ubicados en una nueva zona tarifaria.

Ese hipotético recorte de la Línea 1 afectaría a unas 100.000 personas de l'Horta Sud y la Ribera que no tienen otro medio de transporte público para llegar a la capital, criticaba ayer Francesc Signes, diputado y secretario de Infraestructuras del PSPV. La Línea 1 de Metrovalencia es la más antigua de toda la red, inaugurada por el Gobierno socialista, y que conecta a "estudiantes y trabajadores" de esas dos comarcas con la capital, señala el diputado socialista. "El argumento de FGV de que son líneas deficitarias desvela su ideología: deshacerse de los servicios públicos menos rentables y privatizar aquellos más rentables como están haciendo con la Línea 2 del TRAM de Alicante", opinó Signes. "Ni estas líneas ni los trabajadores de FGV son los responsables de la deuda de más de mil millones que arrastra esta empresa público, sino su deficiente gestión, sus excesivos gastos de explotación y la excesiva externalización de servicios", afirma.

18 nuevas unidades 4300

Por otro lado, FGV incorporará en los próximos meses y principios de 2013 un total de 18 nuevos trenes a las líneas 3 y 5, y retirará de la circulación las unidades de la serie 3.900, que prestan servicio actualmente. Los nuevos trenes son de la serie 4.300, y fueron presentados ayer en una jornada de puertas abiertas en la estación València Sud con motivo del Día Europeo sin Coche y la Semana de la Movilidad.