La autopista de peaje AP-7 acumula siete de los 15 puntos más peligrosos de las carreteras de la Comunitat Valenciana, según el informe de Automovilistas Europeos Asociados que evalúa los 150 puntos más conflictivos de las 60 peores vías. Los puntos de la AP-7 se encuentran en los términos municipales de Peñíscola (Km 370), Sagunt (Km 479), Sollana (Km 527), Algemesí (km 541), Xeraco (Km 568), Oliva (Km 585) y El Campello (Km 676).

El informe revela que la Comunitat Valenciana tiene cinco de las 60 vías más peligrosas de España y 15 de los 150 puntos más conflictivos. Esas carreteras, además de la AP-7, son la N-325, la N-234, N-322 y N-330. En todas estas vías sólo hay en funcionamiento de tres radares para evitar los excesos de velocidad. En estos tramos conflictivos ha habido entre 2006 y 2010 147 accidentes con víctimas, según el estudios de Automovilistas Europeos Asociados. En los tramos de la AP-7 en Valencia y Alicante se superan los 17.000 vehículos diarios y, en algunos casos, los 21.000.

En la selección de los tramos más peligrosos de España sólo se han tenido en cuenta los 25.835 kilómetros de carreteras que componen la Red de Carreteras del Estado por cuanto por estas vías discurre más del 50% del total del tráfico que circula por España y respecto a su peligrosidad sólo se ha tenido en consideración aquellos tramos de carreteras cuyo Índice de Peligrosidad Medio en los cinco últimos años fuera igual o superior a 100 (el IP medio en las carreteras españolas en 2010 fue de 11), y en el caso de autopistas de peaje, por su menor accidentalidad, que tuvieran un Índice de Peligrosidad Medio en los cinco últimos años superior a 30 puntos (el IP medio en las autopistas de peaje españolas en 2010 fue de 7,8).

Influye el estado de las vías

Para Automovilistas Europeos Asociados el estado de las carreteras juega un papel fundamental en la seguridad vial de cualquier país y fija en torno al 47% los accidentes de tráfico en los que el estado de las infraestructuras aparece como factor concurrente. En dicho informe se indica que "en el periodo 2006-2010 el Índice de Peligrosidad medio de la Red de Carreteras del Estado se ha reducido por cuatro", y se señala como causa eficiente y principal de esa mejora "el estado de las infraestructuras y no el permiso por puntos o las medidas sancionadoras, como algunos han pretendido hacer creer a la opinión pública".