El conseller de Sanidad, Manuel Llombart, paralizará el modelo sanitario diseñado por su antecesor en el cargo, Luis Rosado, en aquellos ámbitos donde su implantación no garantice beneficios económicos inmediatos. La primera víctima de este cambio de rumbo es la figura del gestor de hospitales, que queda fuera del plan de Llombart.

Sin menospreciar el diseño de modelo de gestión compartida defendido por Rosado, su sucesor abogó por revisar todos los proyectos e impulsar únicamente los más rentables. En este sentido, durante el primer trimestre del año se adjudicará la contratación de hostelería, seguridad y vigilancia y mantenimiento compartida por una misma empresa en varios hospitales para reducir los costes entre un 15 y un 20 %. El objetivo es renegociar a la baja la prestación de servicios al adjudicar el contrato de varios centros próximos a una única empresa. El titular de Sanidad no concretó cuál será el ahorro real de esta medida, pero constató que renunciará a otros cambios en el sistema cuya aplicación sea más costosa que el beneficio previsto a corto plazo. Este cambio en la hoja de ruta dejará sin efecto parte del proyecto que presentó meses atrás el exconseller Rosado para aliviar la carga económica de la gestión sanitaria.

En esta línea, Llombart avanzó ayer que las iniciativas que van a generar "una eficiencia directa se están aplicando y licitando y aquellas que pueden tener incremento en la eficiencia, pero su implantación puede ser más dificultosa, se están analizando para matizarlas en su caso después de un análisis profundo".

Deuda a los proveedores

Tampoco fue más concreto al valorar la deuda que la Generalitat Valencia mantiene con los proveedores del servicio sanitario. Llombart argumentó que es "difícil de cuantificar" el dinero pendiente, si bien avanzó que se trata de una cantidad entre los 700 y los 800 millones de euros. Según sus palabras, la conselleria está trabajando "para ponernos al día con los proveedores y seguir generando eficiencia". En este sentido, recordó el apoyo "importante" del Gobierno a través del Fondo de Liquidez Autonómica (FLA), una "inyección" que días atrás repercutió "en gran parte" en los proveedores del sistema sanitario para reducir la deuda millonaria acumulada en los últimos años. El cálculo estimado incluye la demora de los pagos en 2012.

De igual forma, insistió en que el calendario de pago a las farmacias se cumple según lo acordado con los colegios de farmacéuticos de la Comunitat Valenciana y que motivó el cese de la huelga indefinida de los farmacéuticos. El objetivo, puntualizó, es "llegar a una situación de estabilidad".