La Conselleria de Sanidad no sólo obvió las deudas con la Seguridad Social de la empresa investigada por Anticorrupción Esabe Vigilancia, S. A., sino que tampoco tuvo en cuenta una condena del Ministerio de Trabajo de 426.868,52 euros en 2010 por abonar en dinero negro las horas extra de sus empleados en La Fe. En enero de 2011, meses después de la sanción, Sanidad volvía a entregar a Esabe la seguridad del hospital valenciano y otros cuatro departamentos sanitarios de la Comunitat Valenciana por más de 11 millones de euros.

En 2010, la delegación territorial de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social multó con 426.868,52 euros a la empresa Esabe por haber pagado con dinero negro a los vigilantes del hospital La Fe sus horas extras, según la documentación en poder de este periódico. El jefe de la unidad de la Inspección de Trabajo presentó su informe el 1 de marzo de 2010 y la empresa del fugado Juan José Prados del Pino recurrió el 3 de abril. La petición del empresario investigado fue rechazada y se le impuso la dura sanción.

El sindicalista Ernesto Sánchez explicó que en la vigilancia de La Fe las horas extra representaban casi la mita del salario, por lo que las aportaciones en negro eran muy elevadas y el fraude mayor. Las denuncias de los trabajadores no fueron suficientes para los gestores del hospital valenciano y tampoco para la conselleria. De hecho, fue la inspección de trabajo del ministerio la que actuó y acabó imponiendo una sanción ejemplar, que revela el volumen del fraude cometido.

Pese a esta condena administrativa, la Conselleria de Sanidad siguió confiando en Esabe, investigada ahora por un fraude con la Seguridad Social de 30 millones, y continuó adjudicándole meses después el contrato, así como el de otros departamentos sanitarios por más de 11 millones de euros, como ha venido contando este periódico.

Sobre esta y otras adjudicaciones, el grupo parlamentario Compromís registró ayer en las Corts una batería de peticiones de documentación para reclamar al Consell copia de los documentos que certifican que Esabe estaba al corriente con Hacienda y la Seguridad Social cuando recibió contratos de Sanidad y otros departamentos. Además, también solicitaron los expedientes de Bubos Securitas y Sequor, sociedades propiedad o vinculadas al empresario fugado Juan José Prados del Pino.

En la actualidad, la Inspección Provincial de Trabajo, dependiente de la Conselleria de Economía, tiene abiertos cinco expedientes sancionadores a la empresa Esabe Vigilancia, S. A. La empresa investigada lleva meses sin contestar a los requerimientos de esta administración.