Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Llamamiento

La patronal reclama unidad por la financiación

El presidente de la CEV insta a los diputados de la Comunitat a ejercer como tales en Madrid: «Deberían hacer alguna cosita alguna vez como valencianos»

Navarro, ayer, durante su intervención en el Fórum Europa. Levante-EMV

Veinticuatro horas después de conocerse los alarmantes datos de déficit de la C. Valenciana la segunda con mayor desfase hasta noviembre pasado, una situación que abre la puerta a recortes y posibles sanciones del Gobierno que podrían llevar incluso hasta la intervención los empresarios elevaron su voz para instar a todos los partidos valencianos a que reclamen con una sola voz, «aquí y en Madrid», la mejora de la financiación. Lo verbalizó ayer el presidente de la Confederación Empresarial Valenciana (CEV), Salvador Navarro, durante su intervención en un desayuno informativo del Fórum Europa. «Pido a los políticos valencianos, a todos, a los que nos representan aquí como en Madrid, que actúen en defensa de nuestros intereses y exijan al Gobierno que pongan fin a esta situación ya»,dijo en referencia a la infrafinanciación de la C. Valenciana, para añadir: «Saben que nos tendrán a su lado».

El debate de las cuentas se presenta habitualmente como una problema para la prestación de los servicios públicos esenciales pero ayer Navarro ofreció, ante un auditorio de empresarios y políticos, otra perspectiva. «El déficit en nuestra comunidad afecta de forma indirecta a nuestras empresas, ya que limita la capacidad del Gobierno autonómico de destinar recursos a políticas de activación económica y de inversión en infraestructuras productivas que nos permitan crear puestos de trabajo, reducir la bolsa de desempleo y atraer nuevamente el gran potencial humano bien formado que en estos momentos busca su sitio fuera de nuestras fronteras», advirtió. El dirigente empresarial recordó que son «muchos» los informes y de diversas fuentes que «confirman está discriminación que nadie cuestiona», de ahí su petición a todos los partidos para que unan fuerzas.

A su juicio, «se trata de llamar muchas veces a la puerta del señor Montoro» para atender la «infrafinanciación» de la Comunitat que «no afecta sólo a servicios básicos como la educación, la sanidad o los servicios sociales», sino también «a las empresas y a los trabajadores».

Navarro consideró que los representantes políticos debían «hacer alguna cosita alguna vez como valencianos». «Me gustaría que algún valenciano en el Congreso o el Senado alguna vez ejerciera de valenciano», asestó. Una referencia implícita al hecho de que el PP apruebe en Valencia propuestas para exigir la financiación que luego en Madrid rechaza, incluidos los parlamentarios valencianos. Para el presidente de la CEV, «si no somos capaces de estar todos juntos aquí, no podemos ir a Madrid».

González, Rosell y la balanza fiscal

Por su parte, el presidente de la patronal autonómica (Cierval), José Vicente González, dijo que «está claro» que la C. Valenciana «probablemente no va a cumplir» con el objetivo de déficit, algo que vio «lógico» ya que «recibió una financiación que no llegaba a cubrir los servicios básicos». A preguntas de los periodistas, González reclamó un nuevo modelo de financiación que «nivele» la sanidad, educación y dependencia en función de la población porque tiene que «cubrise por igual en todo el territorio nacional». Por contra, con la financiación actual «el presupuesto de la Generalitat, al margen de estos servicios sociales, es de menos algo para el resto». A su juicio, debería nivelarse la aportación del Estado «y a partir de ahí cada autonomía que lo gaste en lo que considere oportuno pero los servicios básicos tiene que cubrirse por igual en todo el territorio nacional».

El presidente de la CEOE, Juan Rosell, pidió respecto al déficit que se «compartan los esfuerzos» entre la Administración central, autonomías y ayuntamientos, y recalcó que hay muchas comunidades, como la valenciana, donde se ha hechos «unos esfuerzos tremendísimos». «En otras también, y en otras menos», deslizó. Rosell se mostró a favor de que el Gobierno publique las balanzas fiscales tras la negativa del ministro a hacerlo al entender que da alas al independentismo. En su lugar, difundirá unas «cuentas públicas territorializadas» con el gasto público por habitante en todas las autonomías. Rosell defendió la importancia de la «información» y «la transparencia» en los balances fiscales para «poder saber qué se invierte en un territorio y por qué, cómo y de qué manera».

Compartir el artículo

stats