Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Conflicto lingüístico

El PP reaviva el conflicto lingüístico y amenaza con cerrar la Acadèmia

Castellano carga contra la definición que equipara al valenciano con el catalán en el flamante «Diccionari» - Ramon Ferrer, presidente de la AVL: «La política es la política y la lengua es la lengua»

Serafín Castellano, con la senyera restaurada de Blasco Ibáñez. levante-emv

Menos de 24 horas ha tardado el PPCV en tirar simbólicamente a la basura el trabajo de la Acadèmia Valenciana de la Llengua (AVL) de los últimos doce años: el Diccionari Normatiu Valencià (DNV). Y todo por solo una de las 93.349 palabras que contiene la obra «magna» de la Acadèmia, un documento que da sentido a su existencia. Pero ha servido para devolver a la lengua al escenario de los 90, con el partido del gobierno agitando el anticatalanismo y amenazando con el cierre de la institución creada, precisamente, para sacar al valenciano del debate político y llevarlo al terreno científico.

«Con esta definición de la lengua, la AVL pierde su razón de ser y se enfrenta al sentimiento de la mayoría del pueblo valenciano». Así se manifestó ayer Serafín Castellano, el número dos de Alberto Fabra en el PP. Para más señas, Castellano es el conseller de Gobernación, que tiene competencias sobre el desarrollo del Estatut y que ha puesto sobre la mesa la reducción de la entidad normativa.

«Al equiparar el valenciano y el catalán, la AVL pierde todo su sentido, porque se creó precisamente para defender la personalidad de nuestra lengua. [...] ¿Para qué sirve la AVL si no es capaz de defender nuestra lengua? Ese es su cometido, por lo que si esa institución no es capaz de hacer aquello para lo que ha sido creada, pierde su razón de ser», señaló ayer desde Valladolid, donde se encontraba en una reunión del PP nacional.

La reacción del secretario general, lógicamente, viene a cuenta de la definición de «valenciano» dentro del recién parido Diccionari, aprobado el viernes y que ni siquiera ha sido presentado al público (el martes). Dicha entrada se refiere a la lengua propia como: «Idioma románico hablado en la Comunitat Valenciana, en Baleares, Cataluña y otros territorios de la Corona de Aragón y que también recibe el nombre de catalán».

Pese a la virulenta reacción del PPCV, desde el Monestir de Sant Miquel dels Reis, sede de la Acadèmia, apelaban ayer el espíritu de consenso que ha impregnado el trabajo de la última década: «Hemos buscado aunar sensibilidades y sumar el mayor número de voluntades», afirmaba el presidente de la institución, Ramon Ferrer. De hecho, la obra incluye las aportaciones del diccionario de la RACV, contraria a la unidad de la lengua. Incluso se reconoce oficialmente el término «llengua valenciana» como «la manera más tradicional» de referirse al habla de los valencianos. La obra ha tratado de recopilar las formas «genuinas» del valenciano.

El máximo representante de la institución normativa prefirió no polemizar con Castellano y remitió a la presentación del Diccionari el próximo martes. Pero sentenció en una frase el motivo fundacional de la AVL: «La política es la política y la lengua es la lengua».

El debate en torno a la existencia de la Acadèmia, en todo caso, no es ninguna novedad. El ala regionalista del PPCV diputados como Rafael Ferraro o Maluenda defiende desde siempre su cierre. Con el comunicado de ayer, el partido se echa en brazos de este sector.

Anticatalanismo recurrente

La inminencia de las autonómicas devuelve al primer plano un discurso, el anticatalanismo, recurrente en la agenda popular en horas bajas. Recientemente ha trascendido el argumentario que el PP ha repartido a sus dirigentes para referirse públicamente al «tripartito» y en el que la consigna es calificar a PSPV, Compromís y EU como «un totum revolutum cuyo único eje vertebrador es el proyecto catalanista» y que pretende «imponer el catalán como lengua única» a los niños. En junio pasado, el PPCV presentó una PNL para exigir a la RAE que cambiara su definición del «valenciano», y en el que decía que la lengua procedía del íbero.

Compartir el artículo

stats