Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fabra baraja reducir la barrera electoral en su reforma para elegir a los diputados

El presidente usará la baza de aceptar una reivindicación histórica de la izquierda en la negociación

La propuesta de reforma electoral lanzada por el presidente Alberto Fabra para que los ciudadanos puedan elegir directamente al menos a un tercio de los diputados de las Corts le permitirá poner encima de la mesa una reclamación histórica de las formaciones de izquierda, la rebaja del 5 al 3 % o incluso la eliminación del listón de votos a nivel autonómico necesarios para entrar en el reparto de escaños en el Parlamento valenciano. El presidente de la Generalitat, según diversas fuentes, baraja ofrecer a la oposición la rebaja (o incluso, retirada) del listón a cambio de negociar un nuevo sistema para que los ciudadanos puedan votar a los diputados en circunscripciones comarcales o de partido judicial.

El gesto de Fabra daría respuesta a una reivindicación tradicional de las formaciones minoritarias, a la que se sumó en los últimos años el PSPV, que la consideran antidemocrática y un blindaje del bipartidismo frente a los partidos pequeños. Con todo, según los expertos consultados por este periódico, la iniciativa del Fabra, con los detalles mínimos conocidos, sería inaceptable para los minoritarios con el actual listón del 5 % ya que prácticamente los reduciría a la mínima expresión o impediría su acceso a los escaños.

Presidencia de la Generalitat cuenta con estudios en los que se barajan diversas fórmulas para la aplicación de este sistema mixto, en el que se contempla hasta la eliminación del techo electoral. El modelo propuesto por el jefe del Consell sería mixto, de forma que una parte de los diputados se elegiría proporcionalmente y un tercio, mediante un sistema mayoritario que permite a los ciudadanos elegir directamente candidatos y no listas de partidos o agrupaciones de electores. Fabra habló de una reforma profunda del la ley electoral valenciana pero no especificó si también sería necesario cambiar el Estatuto. El PP ya tiene en su trámite final en las Corts una propuesta de reforma del Estatuto para reducir de 99 a 79 el número de diputados. Los populares prevén acumular esta modificación a la reforma electoral lanzada por Fabra. No obstante, dado el rechazo de la oposición a la reducción de diputados, otra opción sería plantear el nuevo modelo electoral sobre los actuales 99 parlamentarios. De este modo, según algunos especialistas, no haría falta modificar el Estatuto, ya que respetaría el artículo 23.1 que establece que los diputados se han de elegir «atendiendo a criterios de proporcionalidad y, en su caso, de comarcalización». Si la vía es no tocar el Estatuto habría que asumir el mínimo de 20 escaños por provincia, que podrían garantizarse con los diputados de distrito y los de votación a lista de partidos.

Entre los documentos que se han manejado, algunos diseñan circunscripciones electorales, de un tamaño lo más cercano a las comarcas, y de una población de unos 100.000 habitantes por escaño. Fabra no habló de circunscripciones uninominales, que fue la tesis del expresidente Francisco Camps. De este modo podría haber distritos, como Valencia ciudad, en los que habría varias actas en juego y otros con uno solo, que se adjudicaría el partido más votado. Un sistema que reforzaría las aspiraciones de los mayoritarios, sobre todo el PP.

La compensación a este sesgo en beneficio de los mayoritarios vendría de la supresión del listón electoral. La barrera electoral se incorporó en su día en el artículo 12.2 del Estatuto de Autonomía de 1982 y en la ley electoral valenciana de 1987 con el fin de cerrar el paso de las Corts a formaciones con implantación provincial o de tinte regionalista y nacionalista. En la reforma de 2006 se quitó del Estatut pero se mantuvo en la ley electoral, que precisa de mayoría de dos tercios para su reforma.

Compartir el artículo

stats