Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Estudio

La UV certifica que el líquido de vapear no es cancerígeno

Un análisis del fluido de los cigarrillos electrónicos de una cadena con 9 tiendas en Valencia descarta la toxicidad

Un usuario vapea con el cigarro electrónico EFE

Un informe del departamento de Química Analítica de la Universitat de Valencia afirma que los líquidos que se usan para vapear en los cigarrillos electrónicos que se venden en los 36 establecimientos Tiendaecig.com de España, nueve de los cuales están en Valencia, «no se aprecian riesgos toxicológicos, ni cancerígenos en los niveles en que se utilizan, con la salvedad del carácter adictivo del consumo de nicotina».

El análisis que se ha realizado en el Laboratorio de Higiene Laboral y Ambiental y que firma el catedrático de Química Analítica Miguel de la Guardia destaca el «carácter inocuo de glicerol y el propilenglicol», que son los componentes mayoritarios de las muestras analizadas.

El informe también recoge que la composición indicada en el etiquetado de los productos corresponde perfectamente a su contenido real y que en los formularios no se han detectado moléculas sin declarar.

Asimismo, el documento señala que dadas las condiciones de tiempo de calentamiento y temperatura de vaporización empleadas en los cigarrillos electrónicos comercializados (bajo las denominaciones VG y VPG) no cabe esperar la formación de productos de descomposición de los componentes de las mismas, tales como acroleína, nitrosaminas o formaldehído».

El director de la cadena de establecimientos que encargó el estudio a la Universitat de València, David Domingo, declaró a Levante-EMV que la certificación constituye «un salto enorme» en la valoración social y sanitaria de los cigarrillos electrónicos.

«El resultado de este informe responde a un montón de dudas que se han suscitado sobre la inocuidad de los cigarrillos electrónicos y que confirma que los que vendemos en nuestras tiendas no son cancerígenos ni tóxicos», agregó Domingo, muy satisfecho del resultado de los análisis de las muestras de la Universitat de València.

El responsable del negocio explicó que a diferencia de otros establecimientos que compraron los líquidos «chinos», él ha optado por los de origen europeo para vapear con sus cigarrillos electrónicos.

«Estoy muy contento, el certificado respalda lo que decíamos frente a las acusaciones de la Conselleria de Sanidad, ya no pueden decirnos que nuestros cigarrillos producen cáncer ni que son tóxicos», concluyó Domingo.

Compartir el artículo

stats