Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pruebas diagnósticas de Educación

¿Qué saben los escolares de 10 años del tomate seco?

Las pruebas para comprobar el nivel de los alumnos de cuarto de Primaria exigen una receta culinaria que incluya «tomata de penjar»

La concentración es fundamental para superar la prueba.

La concentración es fundamental para superar la prueba. pilar cortés

Prueba de expresión escrita: escribe una receta de cocina que sepas o te inventes y que incluya entre sus ingredientes «tomata de penjar» seco o de colgar, «ideal para la paella». Es uno de los ejercicios que han tenido que completar la totalidad de los alumnos de cuarto curso de Primaria, como parte de las pruebas diagnósticas con las que Educación quiere medir el nivel académico de los colegios «para aportar medidas de mejora».

La prueba de comprensión lectora para estos estudiantes de 10 años tenía una duración de 50 minutos y en ese tiempo debían oir un texto, responder preguntas sobre el contenido de lo escuchado, y hacer lo propio con otros tres textos escritos y sus correspondientes 30 preguntas. «Es demasiado para estos chicos, no les da tiempo, se han pasado...», valoraba una de las profesoras de Valenciano.

La redacción de la receta del tomate seco, en 50 palabras mínimo y 70 máximo, exigía incluir no sólo los ingredientes del plato y contar cómo se prepara, sino también los utensilios y la manera de servirlo. «Muy exigente para estas edades», lamentaban en otro de los colegios consultados.

Una maestra añadía que en las clases, a lo largo del curso, primero se les enseña a escribir lo que van a redactar en sucio, para pasarlo después a limpio, y que las exigencias de tiempo de la prueba diagnóstica no permitían este trámite, aunque sí exigían escribir con letra clara y sin tachones. «Cuando eres adulto y escribes de un tirón necesitas rectificar y estos alumnos todavía más. Creo que tras una audición y tres textos, es demasiado para ellos», corroboró.

No obstante, en la mayoría de los centros consultados aseguraron que el nivel de las pruebas este año ha sido similar al de ocasiones anteriores, y que en todo momento se reitera a los alumnos que lean bien los textos y estén muy atentos.

La boa de Saint-Exupéry

La comprensión lectora que tan malos resultados ha revelado entre los estudiantes de la Comunitat Valenciana hasta el momento, se evalúa esta vez a partir de un extracto de «El Principito», de Saint-Exupéry, en concreto sobre sus dibujos de «la boa que se come a una fiera».

El libro afirma que la boa se traga una presa entera sin masticarla y, como no puede moverse, duerme durante los seis meses que dura la digestión.... «Los mayores nunca comprenden las cosas por sí solos, es muy aburrido para los niños tener que darles explicaciones una y otra vez», continúa el extracto tras el que aparecían las preguntas: ¿cuánto dura la digestión de una boa? ¿Cuál es el significado del texto? O ¿por qué algunos libros incluyen dibujos?, con las opciones a elegir: «para que lo entienda quien no sabe leer; para que se descanse; para copiar los dibujos; para ampliar la información».

«No se trataba tanto de responder con sus palabras y opinar, que es lo que practicamos en clase, sino de reflexionar sobre lo que leen para responder preguntas tipo test que exigen deducciones», explicaron los profesores.

El rugby de Oceanía

El texto de la audición les divirtió, sobre una danza de guerra maorí que realizan los jugadores de rugby de Oceanía, la «Haka». Bajo la voz del locutor se podían oír los gritos de la danza.

Tras responder a preguntas sobre si la narración se refería a un deporte, y de practicar los tiempos verbales, los alumnos se embarcaron en un viaje de cuatro días por el Delta del Ebro, comidas y alojamientos incluidos.

El viaje al Delta del Ebro salía desde la puerta de un colegio, incluía un paseo en bicicleta, actividades de multiaventura y la visita a un parque temático. Entre las preguntas: El significado de pensión completa, cuál es la temática que no pertenece al parque temático, o bien el lugar donde deciden comer cuando llegan a Barcelona.

Compartir el artículo

stats