Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista a las conselleras Bonig y Català

"Ha llegado la hora de plantarnos ante Madrid"

"Si Rajoy no soluciona la financiación, la Generalitat no puede continuar" - "Otras comunidades están peor y ninguna ha cerrado una televisión pública ni renunciado a grandes proyectos"

Bonig y Català, antes de la entrevista

Bonig y Català, antes de la entrevista F. Bustamante

­Fabra las ha situado en la primera línea de fuego en un momento bastante complicado. ¿Les han dado una oportunidad o les ha tendido una trampa?

Maria José Català: No lo veo como una oportunidad ni como una trampa. Particularmente, es un reto importantísimo, tenemos el deber de hacer bien las cosas. Es nuestro momento, y pese a las dificultades, queremos dar lo mejor de nosotras mismas. Esto es como si a un torero le ponen el toro Ratón: o lo mata o sale hombros y nosotras vamos a intentar salir a hombros.

Isabel Bonig: Es un reto y una oportunidad, no una trampa. Es un momento muy complicado, histórico, se acaba de proclamar un nuevo Rey. Somos de esa generación que ha tenido muchas posibilidades de formación, de acceso a la universidad, de viajar, de crecer en un pais libre. Tenemos el reto de diseñar una segunda transición,de seguir manteniendo el sistema democrático y hacerlo mucho más fuerte.

­Sus nombramientos son consecuencia de los malos resultados del 25-M. Transcurridas ya tres semanas ¿cuál es su lectura del revés electoral?

Bonig: Evidentemente, los resultados no han sido buenos, ni en la CV ni en el resto de España. Hay que hacer una reflexión no sólo de cambio de personas, sino también de discurso y de proyecto. Nuestros votantes estaban cabreados por unas reformas que han sido muy duras, porque hemos incumplido el programa electoral y no lo hemos explicado bien y por que hay que darles principios y valores, decirles por qué hay que volver a votar al PP. El PP representa la estabilidad, la igualdad real, la libertad, una sociedad que cree en el sacrificio. Hay que volver a sentirse orgullosos del PP y no esconder ni renunciar a los debates ideológicos que la izquierda ha abanderado tradicionalmente. No es verdad que la izquierda sea más social que el centro derecha o que genere más oportunidades.

Català: Hay una frase de Benedetti que me gusta mucho: ´cuando teníamos todas las respuestas nos cambiaron todas las preguntas´. Eso le ha pasado a los ciudadanos, a los empresarios y también a los políticos. Por eso los ciudadanos necesitan una política distinta. Es el momento de una regeneración social, económica y política. Es cuestión del mensaje, pero no sólo de transimisón, también de contenido.

Y el contenido debe ir hacia una política, unos gobiernos más abiertos, que sean transparentes , que inviten a participar. Y en eso estamos. Ese es el mensaje que nos han trasladado los ciudadanos en las urnas.

El Gobierno de Rajoy no está siendo al Consell de mucha ayuda. No se moja con el cambio de modelo de financiación en 2015 y les exigen nuevos tijeretazos. ¿Qué van a hacer?

Català: Rajoy ha exigido al Consell compromisos de eficiencia en la gestión de los servicios públicos y el Consell los ha cumplido de forma objetiva. Hemos reducido en un año 1.500 millones y afrontado una reducción inédita del sector público empresarial. Y lo hemos hecho prestando un servicio público de calidad. Esa era nuestra línea. Ha llegado un momento en el que el Consell dice hasta aquí. No podemos reducir más los servicios, ni hay margen de ajuste, especialmente, en las áreas sociales. Nuestro gobierno le dice al gobierno de España que hemos cumplido con nuestra parte y que les toca a ellos cumplir con la suya.

Bonig: Efectivamente, las medidas que se han tomado en toda España han sido muy duras, pero aquí más. No sólo por los 1.500 millones de ajuste. Hemos, renunciado a proyectos emblemáticos como los grandes eventos y hemos cerrado una televisión pública. A todo el mundo del centro derecha del PP se le llena la boca de que hay que dar libertad, pero de momento la única comunidad que ha tomado esas medidas porque era necesario ha sido la CV. Una decisión valiente, histórica y muy dolorosa. A nadie le gusta aprobar Eres, detrás hay personas, dramas, pero en el cierre de Canal 9 se antepusieron los intereses generales a los particulares e incluso de partido porque dejas de tener un istrumento, donde la gente te puede ver. Es verdad que la situación es complicada, pero la CV aporta millón y medio de votos.

Català: No sólo votos, también PIB y una participación en los recursos inferior a lo que recibimos del Estado.

Bonig: Así es, a nadie se le escapa la importancia que tiene la CV en la estabilidad política de España. Ojo con lo que pasa en Cataluña y ojo con lo que el tripartito plantea en esta Comunitat. Por lo tanto, el gobierno de España tiene que cumplir. Es cierto que nos han dado instrumentos; infraestructuras, AVE, Corredor Mediterráneo, FLA, Plan de Proveedores, pero como dice el conseller Moragues nuestro problema no es de gastos sino de ingresos y hay que solucionarlo porque esta es una cuestión de justicia. No pensamos en nuestro partido sino en los 5 millones de personas que viven aquí, sean votantes del PP o de Compromís, o no voten, me da igual. Necesitan que esos servicios públicos se garanticen y en esa reivindicación vamos a estar con lealtad, pero con justicia. Creo que el pueblo valenciano debe unirse en esta cuestión y el PP lo está haciendo. Estamos siendo valientes.

­Y ¿Fabra está fuerte para aguantar este pulso con Madrid?

Bonig: Estamos muy fuertes porque no se trata de pulsos. Nos asiste la razón y los datos objetivos. No pedimos por pedir, ni pedimos tonterias. Y tenemos detrás a cinco millones de personas y eso da mucha fuerza. Al final, las personas pasan, lo importante es el proyecto y la calidad de vida. Si estamos aquí, al menos Maria José y yo así lo entendemos y en el PP también, es por una vocación de servicio público y de mejorar la calidad de vida de las personas, especialmente las menos favorecidas, y para eso necesitamos la financiación, sino es imposible. Y no se puede recortar porque no se trata de 60 millones, hablamos de 1.000 millones. Ya hemos tomado medidas. Otras comunidades, como Andalucía y Cataluña, están peor que nosotros y no han cerrado ninguna televisión ni renunciado a grandes eventos. Los ajustes se han tomado y no se pueden tomar más.

Català: Hemos hecho lo que podiamos hacer y ha llegado el momento en el que nos plantamos. El Consell no va a pedir más sacrificios a los valencianos; nos negamos que un estudiante gallego o uno extremeño tenga más oportunidades que un valenciano. Nuestra postura es muy firme y todos los miembros del gobierno tenemos muy claro que este es el momento de defender primero a los valencianos porque el día que pensemos que no es así y no estemos prestando esos servicios tendremos que marcharnos. El Consell está en estos momentos de lado de los valencianos y los va a defender a muerte.

­El ministerio podría intervenir las cuentas, adoptar medidas coercitivas ¿Temen ese escenario?

Català: El Gobierno no tiene el conocimiento real de la situación de los servicios públicos , los sabemos nosotros que estamos pegados a la calle. No tenemos miedo a ningún tipo de medida. Tenemos un autogobierno y eso nos hace tener una posición muy fuertes. Los valencianos han confiado en nosotros y no vamos a fallarles.

Bonig: No tenemos miedo. Los valencianos necesitamos más conciencia de sociedad, de pueblo sin plantear cosas como la independencia. El pueblo valenciano siempre ha sido leal con España, seguimos siéndolo, pero me gustaría más cohesión y unidad en la sociedad a la hora de defender las cuestiones de justicia. Fabra ha hecho algo que no es fácil hacer en política y lo digo porque hay otras comunidades del PP y de otras siglas que no lo han hecho, que es poner sobre la mesa todas las cartas. Le ha dicho a Madrid: esta es la situación que tengo, está es mi infrafinanciación, mis facturas en los cajones porque no tiene nada que esconder. Y eso no lo han hecho todos. La radiografía exhaustiva debe y es valorada por Rajoy y debe solucionarse porque o se soluciona o no podemos continuar, gobierno quien gobierne.

Català: Somos la autonomía que mayor lealtad y transparencia ha tenido con el Gobierno. Ni Cataluña ni Andalucía ni Madrid han sido tan trasparente con el Gobierno como ha sido la C. Valenciana. Hemos puesto la realidad, hemos cumplido con los compromisos y esperamos que el Gobierno cumpla con los suyos.

Da la impresión que se han dado cuenta que la reivindicación discreta de la que presumía Fabra es menos efectiva. ¿Toca ahora una más a lo Monago ?

Bonig:Las dos formas son necesarias y complementarias. El Gobierno ha puesto en marcha una serie de mecanismos de financiación que han sido buenísimos, pero llega un momento que temos un problema de ingresos. Se ha hecho labor de gestión y ha dado sus frutos, pero ahora toca una reivindicación activa. Es un problema de justicia, no caben parches. Sabemos que el momento es complicado, pero hay fórmulas para que estos servicios públicos se puedan cubrir en todos los sitios.

Català: Gracias a la labor discreta del Consell se ha logrado, por ejemplo, que lleguen casi 1.000 millones del FLA. Al principo de la negociación estabamos a la mitad. Pero hablamos de algo distinto. Votamos el déficit de 2014 con la única condición de que, bien hubiera una modificación de la financiación, bien un mecanismo complementario con efectos del 1 de enero de 2014. Nuestro compromiso con el déficit está desde hace meses, pero hemos llegado al tope de lo que podemos hacer de eficencia en la gestión. Pensamos que los valencianos nos han traslado que necesitan que defendamos su intereses.

¿Es un cambio de actitud? Probablemente, pero responde a lo que los ciudadanos necesitan y nos piden.El año pasado el Consell tuvo el gesto de bajarse el sueldo porque incumplió el déficit y este año ya han anunciado que no lo harán porque cobran poco. ¿No creen que este tipo de vaivenes les alejan de los ciudadanos?

Català: Lo que le cuesta a los valencianos sostener a sus responsables públicos es muy inferior a lo que cuesta en otras comunidades, como Cataluña o Castilla La Mancha. Podemos hacer todos los gestos que queramos, pero la solución pasa por mejorar la financiación y este problema no se va a solucionar con medidas puntuales. Más allá de los políticos y los gobiernos, lo que se juegan los valencianos es la sostenibilidad del sistema y de los servicios públicos. Esa es nuestra prioridad

Bonig: Con la cifra de parados y una crisis tan larga, es verdad que este tema es peligroso. Es verdad que muchos políticos no hacen nada, que algunos cargos cobran excesivamente y no concretamente los consellers. Podríamos ir a otros cargos públicos: rectores, presidentes de consejos, alcalde. Fabra eliminó conselleries, nos redujimos el sueldo el año pasado y encima la oposicion salió con cachondeo. ¿Por qué ellos no se lo reducen ? ¿Por qué se oponen a la reducción de diputados? ¿Por qué siguen utilizando unos y otros el parking pagado por las Corts los fines de semana?¿Por qué no hablamos de lo que cobran los sindicalistas? Si lo revisamos, lo revisamos todo. Soy partidaria de un salario justo. Nosotros firmamos y tal como está la cosa, asumimos muchas responsabilidad. Ahora bien que se exija a los políticos valía y capacitación. Entre las responsabilidades y las épocas complicadas y sueldos tan bajos es difícil encontrar a alguien competente que quiera venir a la gestión. Nuestra única arma es la ejemplaridad y hay que ser extremedamente escrupuloso con el dinero de la gente.

Català: Podemos entrar en el debate de los sueldos, pero veo más interesante debatir sobre que la sociedad necesita mejores políticos, mejor formados, más preparados, transparentes, eficientes y muy honrados. Los ciudadanos deben ser muy exigentes cuando eligen a los políticos.

La posibilidad de eleción de los ciudadanos se complica en partidos como el PP. La señora Bonig es partidaria de primarias y su partido la acaba de elegir a dedo...

Bonig: La verdad es que me hubiera gustado más participación. Creo que, asentada la democracia, se han de plantear sí o sí nuevas formas de participacion. Es más, el centro derecha español y el PP tienen que abanderar esa reforma. No se trata de ser asamblearios y bolcheviques. Lo de las primarias, está bien, pero una reflexión: 20 años y no se cuántas primarias después está dirigiendo el PSPV un señor que cuando era jefe de gabiente de Lerma yo estaba tomando la comunión. Me hace gracia lo de la renovación en el PSPV. Los partidos deben abrirse y plantear cosas sensatas. Y Fabra ha planteado una reforma del sistema electoral para que un tercio de los diputados sea elegido por los ciudadanos y no dependan del aparato político. Solo el PP lanza un mensaje nítido y claro de recuperación de la honorabilidad en el ejercicio de la política.

Català: También hemos propuesto la reducción de diputados tal como piden los ciudadanos de la calle. Una medida valiente, que no ha sido respaldada por la oposición. Si no están ahora dispuestos ¿qué pasarían si estuvieran en el gobierno? ¿estarían dispuestos a tener una administración eficiente, eliminar altos cargos, asesores? No están de acuerdo con menos políticos y menos administración y mas servicios. Ahora plantean lo del aforamiento, pero nos preguntamos si es un planteamiento real de quien quiere reducir privilegios a los políticos o es un debate falso e interesado para centrar la activida política en la actividad de los juzgados. Hemos activado un portal de transparencia. Los únicos dispuestos al gobierno abierto somos los del PP.

Bonig: Y por matizar, tres cosas. La izquierda parece que sea el adalid de la participación y el PP no. ¿Porqué Puig se opone a la reducción de 99 a 79 diputados?. ¿Y la señora Oltra? Compagina su actividad parlamentaria y privada porque es abogada. Nosotras tenemos incompatibilidad. Qué de ejemplo y renuncie a su ejercicio profesional. Como buena liberal me parece muy bien que gane dinero, yo la respeto, pero ella a mi no. ¿Y la señora Albiol? Entró con veintitantos años en las Corts, ha estado ocho años y ahora se va a Bruselas a cobrar el triple que nosotras. La izquierda critica la escuela privada, se le llena la boca, y los que pueden llevan a sus hijos a colegios elitistas, como el aleman o el ingles, mientras se niegan a que los hijos de los trabajadores, entre los que nos incluimos nosotras, tengan una educación pública y todos salgan hablando inglés.

Portal de transparencia, pero la documentación está llegando a la Corts a a base de sentencias.

Català: El Consell ha respondido a 52.000 iniciativas parlamentarias, sólo el 0,5% han sido recurrida. Nunca la oposición ha tenido tanta información como tiene en estos momentos. Hay casos como la documentación de la Formula 1, Valmor o el Open de Tenis que dicen no tener y la tienen. Su enfado es porque no tienen argumentos para decir que el Consell es opaco, es el más de transparente en toda la época de autogobierno. En mi conselleria he puesto a disposición 4.000 expedientes y la oposición ha venido a consultar 400. No podemos consentir que paralicen la Administración. Es un discurso falso y este es el primer portal de transparencia en la historia del Consell y lo ha hecho el PP.

Bonig: En todas las conselleries hay departamentos enteros destinados a dar información, como debe ser, la oposición está para controlar al gobierno, pero también se les exige responsabilidad. Muchos tienen dedicación exclusiva, podrían acercarse a la conselleria cuando piden las cosas. A partir de ahora cada vez que no acudan lo pondré de manifiesto. Es una tomadura de pelo. Tienen a todo un departamento fotocopiando, al funcionario esperando. Y una sugerencia al ministro de Justicia: ante querellas claramente políticas, cuando se archiven, se haga una factura, y se impongan costas a quienes usan la justicia para hacer política.

Da la impresión que les estorba la oposición

Bonig: Desde que estoy en las Corts solo les oigo hablar de corrupción, acusar falsamente en muchos casos y sólo piden documentación para llevarnos a la fiscalía. No se qué opina el tripartito sobre los conciertos, el modelo territorial, las infraestructuras o los residuos. Sólo judicializan porque no tienen proyecto político o el que tienen no quieren manifestarlo porque da miedo. No quieren que se sepa que están en contra de los conciertos educativos, de la sanidad y a favor de la anexión a Cataluña y de la protección total y absoluta del Medio Ambiente que,al final lo que hace es la inoperatividad. La izquierda sólo está detrás de una pancarta esperando que el centro derecha falle.

Català: El PSPV no tiene proyecto político porque está secuestrado por la izquieda radical y la izquierda radical no tiene proyecto, ni vocación de gobierno. Nadie sabe cuál es el proyecto del tripartito.

Usted (Bonig) presume de ser mujer de derechas sin complejos. ¿Cree que el PP, en general, se siente cómodo con esa etiqueta? ¿Lo está María José Català?

Bonig: Hemos tenido complejos a la hora de defender el ideario político y los valores del PP, del centro derecha o de la derecha. Y eso que desde la transición la gran transformación la hizo el centro-derecha. Es verdad, la izquierda es muy habil, ha habido dejación de entrar en determinados campos ideológios. En nuestra generación, no tenemos miedo a debates, hay que romper el mito de que la izquierda es la más social, la que defiende a los trabajadores. Un día se lo dije a Oltra y se puso como ella se pone, hecha una histérica: ´ yo soy hija de un trabajador, estudie con becas, en una escuela pública. No me diga que yo represento a la derechona rica´. Mi padre no es Emilio Botin, a los 50 años se quedó en el paro y hasta que se jubiló cobró el salario mínimo interprofesional.

Català: Cuando en el gobierno de España ha estado la izquierda, economicamente han sufrido las empresas y los trabajadores y ha derivado a una situación de paro. Y cuando ha gobernado el PP, se ha generado riqueza y empleo. Tenemos que defender con diginidad un proyecto liberal que cree en la colaboración pública-privada. Tenemos ejemplos, como el modelo Alzira, diseñado en la CV y referenciado. Nuestro proyecto engloba desde el más conservador hasta el más liberal y también el regionalista. Es el de la prosperidad y el de la izquierda es el del paro. Y sí, me siento cómoda con la etiqueta centro derecha.

¿Qué pasará en el PPCV si Génova decide cambiar de candidato en 2015?

Català: Fabra tiene el respaldo de todo su gobierno. No se cuestiona su candidatura, ni se baraja ningún escenario en el que Fabra no sea el candidato en 2015

Bonig: El presidente Alberto Fabra, y se lo dice la coordinadora general del PPCV, cuenta con el respaldo de Génova y del PPCV para ser el candidato en 2015. No contemplamos ninguna renovación.

El PPCV ha renovado su organigrama con el consenso de los barones. ¿Aguantará esta unión hasta las elecciones?¿Se contendrán los sectores críticos?

Català: Si hubiera querido militar en un partido de sectores o de familias habría ido al PSOE. Siempre he sid0 leal al partido. Es verdad que cada uno te ubica en un sitio distinto. Pues no, en ninguno. Solamente en el del PP. Nos ha faltado cohesión para reivindicar lo que necesitamos y es justo con nuestra tierra. Necesitamos reforzar la autoestima y el orgullo de ser valencianos Sólo un partido político cohesionado puede defender sus intereses ante Madrid. Si el PP no lo está, no podrá movilizar a la sociedad hacia el objetivo de defender los intereses de su tierra.

Bonig: Le puedo asegurar que es una unidad real. Lo importante es sumar, no excluir a nadie, porque no sobra nadie, sólo la gente que venga a torpedear. La gente está motivada e ilusionada.

Los ciudadanos, incluso los alcaldes de su propio partido, afean a los altos cargos que pierden el contacto con la calle, que actúan como burócratas. ¿Es inevitable?

Boing: Ya lo decían los romanos, el contacto con la gente es fundamental, cuando lo pierdes estás muerto. Todos los cargos deberían pasar por una administración local, te da ese contacto y el no perderlo es una obligacion que tenemos, de vivir en las mismos municipios, en las mismas casas, dejar el coche oficial, ir a comprar a los mismos sitios. Que la gente te pueda hablar y llamar. Es verdad que el día a día te desapega, pero tienes que ser hábil e inteligente para no perder el contacto. Hay que aceptar las críticas y cuidarse mucho de los entornos y asesores. Son muy peligros, los asesores. Yo soy persona de poco boato.

Català: Ni a Isabel ni yo hemos llegado a nuestros puestos de responsabilidad únicamente por la decisión de un partido, sino por el voto de las personas en Torrent y de la Vall. Nos votaron personas que a lo mejor antes votaron a la izquierda o no habían votado. Mi sensación es de permanente deuda hacia las personas que confiaron en mi y que gracias a ellas he tenido una trayectoria política. Somos leales al partido, pero las personas son lo primero. Vivo en la misma casa, compro en la misma panadería y voy andando a tomar un café a la misma cafetería. En nuestros municipios somos Maria José e Isabel. Yo, además de que me cuentan las cosas directamente ysin tapujos, uso mucho las redes sociales. Las manejo yo y las leo todos los días, lo que me permite una conexion con gente que no te encuentras.

­¿Qué opinan del fenómeno ´Podemos´?

Català: Lo comparo con la música: ´Podemos´ puede ser la canción del verano, pero no es una gran composición que durará siglos ni será representada millones de veces por su calidad. Ha sonado bien y ha recogido a la población enfadada, pero más allá de eso hay que hacer una reflexión más tranquila. Lo que necesitan los valencianos es estabilidad, un gobierno de contenido, que no diga aquello que no puede cumplir.

Bonig: Comparto que ha recogido el descontento de gente joven y también votos de quienes tradicionalmente no participaban en el sistema. Y hay que hacer autocrítica, admitir que no siempre los políticos han estado a la altura. Pero a mí no me preocupa ´Podemos´, al PP no le puede hacer daño, sino el efecto en la izquierda. El PSOE, que debería ser de centro-izquierda, de alternativa, está radicalizado.

Detrás de ´Podemos´ hay una ideología muy clara, pero con nuevos instrumentos, han cambiado las octavillas de ´Mundo Obrero´ por las redes sociales, pero detrás lo que hay son discursos muy demagógicos que calan en un país de 6 millones de parados.

Compartir el artículo

stats