Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Próximo curso

Educación hará una reválida en sexto para medir la calidad de la enseñanza

Los profesores critican que la Lomce dé más peso a las pruebas diagnósticas que a la evalución continua anual

El decreto de la Comunitat Valencia que detalla los nuevos currículos para los alumnos de Primaria sigue soliviantando a la comunidad educativa. La realización de una reválida encubierta en sexto de Primaria a partir del curso 2015-2016, presentada a modo de prueba diagnóstica para todos los alumnos cuando acaben este nivel y antes de pasar a los institutos, alarma a los representantes de los maestros, que ven en esta práctica una forma de ningunear la evaluación continua que llevan a cabo con sus estudiantes a lo largo de todo el curso en los centros.

«En un sistema de evaluación continua como el que marca la propia legislación, pensamos que debería primar dicha evaluación, y no quedar supeditada la repetición de curso a los resultados negativos que se puedan obtener de pruebas externas como las que se harán en tercero y sexto curso de Primaria», advierten desde el sindicato ANPE.

El presidente de esta formación docente, Laureano Bárcena, aclara que la nueva Lomce «incluye nuevas pruebas diagnósticas en tercero y sexto curso sobre los estándares de aprendizaje, y evaluará el sistema educativo y el colegio en particular sin tener en cuenta el contexto que tan decisivo resulta en los resultados de los alumnos». Como en Primaria solo se puede repetir un curso, no quiere decir que el alumno que no supere la prueba diagnóstica en sexto no vaya a pasar a Secundaria, «pero se emitirá una nota para los familiares y se hará constar en el informe orientativo. Pese a que no ser vinculante, entendemos que no deberían plasmarse las notas de estas pruebas sin valorar el seguimiento al alumno y contextualizarlo en el conjunto de toda la etapa», defiende Bárcena.

Los docentes se oponen a que esta calificación externa tenga peso, puesto que en el informe global la nota que aparecerá será esa «a pesar de que un colegio no es mejor sólo por las notas que se obtengan ese día, ya que los estudiantes han podido partir de un nivel mucho más bajo desde el principio del curso y los profesores haber hecho una labor ímproba con ellos», remarca Laureano Bárcena.

Desde Educación especifican que las pruebas diagnósticas serán «orientativas, no dan una certificación para pasar de curso, aunque sí que dan pistas a la comunidad educativa para enfocar el itinerario posterior de cada alumno».

Los técnicos educativos sostienen que «lo que no deberá ocurrir con esta prueba es que los resultados fueran distintos a los obtenidos en la evaluación continua. Eso significaría aprecian que alguien en referencia al profesor está haciendo algo mal o de manera equivocada». Por lo mismo, la prueba a los alumnos de sexto servirá a Educación para controlar al profesorado. «No hay que tener miedo -abundan-. Habrá que entrenar a los escolares de la forma adecuada para que nadie se quede atrás y nadie quede retratado».

Compartir el artículo

stats