La alcaldesa de Alicante, la «popular» Sonia Castedo, aseguró ayer que «cada vez más gente» le piden que cree un nuevo partido y, asimismo, señaló que «cuando hablamos de elecciones municipales lo importante es la persona que ocupa el cargo al margen de las siglas que le puedan acompañar».

Castedo indicó a la cadena Ser que el tema de si irá o no irá en las listas del PP para las próximos comicios locales, por su condición de imputada, no le «ocupa» ni le «preocupa» en este momento. «Lo que tenga que ser será y lo que vaya a pasar pasará. No es algo que me quite el sueño», manifestó. Respecto a si quiere ser candidata, respondió afirmativamente porque dijo que es política «por convicción y por devoción». En cualquier caso, aseguró que si no lo es «no pasa absolutamente nada».

Preguntada por los rumores de que podría crear un nuevo partido, Castedo destacó que «cada vez más gente me lo va diciendo por la calle», pero indicó: «Tampoco voy a entrar en ese tipo de polémicas, no me merece la pena, porque al final eso es crear más polémica, más conflicto y me perjudica».

No obstante, resaltó la alcaldesa que le «satisface» porque «es mucha la gente que me quiere y que quiere que continúe y que separan las siglas». Al respecto, indicó que cuando se habla de elecciones locales «lo importante es la persona que ocupa el cargo al margen de las siglas que le puedan acompañar».

Inquirida por el «caso Brugal» en el que está imputada y por si espera que se agilice, respondió: «Yo ya no espero nada y no puedo vivir pendiente de las decisiones que se vayan a tomar porque es un sinvivir». En esta línea, añadió que espera que «algún día la Justicia se siente y empiece a plantearse el daño que puede hacer que se impute a una persona. La prostitución del término imputado es tan grande que por mucho que vaya a pasar después el daño ya se ha hecho».

Así, la primera edil de Alicante lamentó que cada vez que aparece su nombre figure al lado la palabra «imputada», un «cargo» que «jamás me lo voy a quitar». La alcaldesa reconoció que, a veces, siente «vergüenza» cuando va por la calle por lo que «pensará la gente de mí con todo lo que se está diciendo».

Sonia Castedo aseguró que en varias ocasiones se ha planteado dejar la política, pero ha indicado que no lo ha hecho porque es «cabezona» y tiene «mucho orgullo». «Mi dignidad y la de mi familia están muy por encima», manifestó la alcaldesa, quien añadió que es también «rencorosa» y quiere «llegar al final». Al respecto, dijo que le gustaría para quien le ha hecho «daño» el mismo que ella ha sufrido.