Alfonso Grau ha acusado al portavoz del PSPV en el Ayuntamiento, Joan Calabuig, de escudarse en el interés general y de arrogarse "facultades por encima de los jueces" en el caso Nóos y le ha dicho que puede continuar "hasta el aburrimiento" con esta causa, en la que el grupo municipal socialista está personado.

Ha dicho entender la personación de los socialistas en la causa, pero no que, tras este auto, se sigan "escudando cobardemente en esa pretendida defensa de los intereses ciudadanos", algo que, según el vicealcalde, "por ley y por norma, le corresponde al Ministerio Público".

"No se puede caer en una villanía mayor. Es indigno, es una ignominia, despreciable y vergonzoso", ha criticado Grau, quien ha destacado haber recibido, a través de la alcaldesa, la felicitación del presidente del Gobierno, la vicepresidenta y de la secretaria general del PP.

El vicealcalde, quien ha considerado que los socialistas deberían pedir disculpas, ha asegurado que espera el recurso del PSPV "sin ningún temor" y ha afirmado que los únicos que manchan la imagen de Valencia son ellos con "acusaciones falsas" que colocan "a todos" en el "punto de mira".

Ha advertido de que la actitud de los socialistas se les volverá contra ellos, y ha destacado que en los más de veinte años que Barberá lleva gobernando en el Ayuntamiento de Valencia no ha habido "ni el más mínimo caso de corrupción", a pesar de que los miembros de la oposición "andan enloquecidos buscándolos de cualquier manera".

Rita Barberá, satisfecha

La alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, ha mostrado este miércoles su satisfacción por el auto de finalización de la instrucción del caso Nóos pues demuestra, según ha dicho, que el Ayuntamiento que preside "no ha tenido nada que ver" con supuestos delitos o actuaciones irregulares que se investigan en esta causa.

Barberá se ha incorporado a la comparecencia urgente ofrecida por su vicealcalde, Alfonso Grau, para valorar el auto que sobresee provisionalmente la imputación de este en Nóos. Tras congratularse por esta noticia, la alcaldesa se ha preguntado quién les resarce ahora por haberles intentado implicar en ésta y otras causas, como la de la empresa pública Emarsa -que gestionaba la depuradora de la pedanía de Pinedo-, cuando se demuestra que el Consistorio no ha tenido "nada que ver" en ellas, y ha reivindicado la rectitud y honorabilidad de su equipo de gobierno.

Ha defendido que se trata de un equipo "honrado", "honesto", que hace las cosas "con rectitud, rigor y en defensa de los intereses de los valencianos" y ha reclamado "la honorabilidad que les han intentado destrozar" porque, ha insistido, el Consistorio ha actuado "escrupulosamente".

Barberá ha lamentado la "poca categoría política y humana" de la oposición municipal, a la que ha acusado de ser capaz de "denigrar" y "cargarse la fama de los demás" ante su incapacidad de ganar unas elecciones, lo que, a su juicio, esconde una posición "totalitaria y dictatorial".