La responsable de Sensibilización y Políticas de la Infancia de UNICEF en la Comunitat Valenciana, Marlene Perkins, alerta acerca de la transmisión intergeneracional de la pobreza, que se refiere al riesgo de que los niños con familias con menor nivel educativo sean pobres en la edad adulta. En concreto, señaló que los menores con padres que sólo tienen la ESO poseen un 47,4 % de posibilidades de ser pobres cuando sean adultos. En cambio, los niños con padres universitarios tienen el 12 % de opciones de caer en el pozo de la pobreza. El desequilibrio educativo «va a perpetuar la desigualdad en las futuras generaciones», dijo. Otro factor potencial de pobreza, dijo Perkins, es «tener niños», porque el esfuerzo para sacar adelante esta situación «se produce en un entorno hostil» por la falta de apoyo de la Administración pública.