La Asociación Valenciana de Diabetes (AVD) ha denunciado que los centros de salud dependientes de la Conselleria de Sanidad actualmente dispensan a las personas con diabetes unas agujas para las plumas de insulina que, «además de generar dolor, pueden ocasionar lesiones y alterar la correcta absorción de esta hormona» que es imprescindible para los citados pacientes.

Las agujas, fabricadas por una firma que ya ha sido «vetada en otras comunidades autónomas»aseguran en la AVD, son de mayor longitud que las que se suministraban anteriormente y ello puede dar lugar a que la insulina llegue al músculo, en vez de quedarse en el tejido subcutáneo, y provocar así hipoglucemias.

La AVD alertó a la Conselleria de Sanidad y a su máximo responsable, Manuel Llombart, de los problemas ocasionados por estas agujas en otras autonomías.