Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Financiación

Montoro ignora al Consell y evidencia que no habrá nueva financiación en 2015

El ministro dice que no toca ahora abrir el debate y se queja del conflicto entre autonomías y del discurso del «agravio comparativo»

Moragues, ayer en el CPFF

Moragues, ayer en el CPFF EFE

El ministro de Hacienda, Cristobal Montoro, hundió ayer cualquier expectativa del Consell de Alberto Fabra de que la nueva financiación esté aprobada, no ya este año como exige la Generalitat, sino incluso en 2015. Tras cuatro horas de reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiero (CFF), el ministro compareció en rueda de prensa y, a preguntas de los periodistas, dejó claro que no tiene intención de abrir el melón del nuevo sistema y que lo que toca ahora es hablar de la reforma fiscal. Es más, Montoro admitió que este debate genera demasiadas tensiones entre las comunidades e incluso evidenció cierto hartazgo por las reivindicaciones: «Hay demasiada discusión y demasiado pensar en el agravo comparativo», soltó. Una alusión que, aunque no estuviera dirigida directamente al Consell, supone un varapalo a su estrategia basada en la queja por el maltrato financiero en comparación con otras comunidades. Según Montoro, la «prioridad» del Gobierno es la reforma fiscal, la mejora de la economía y la creación de empleo. Además, condicionó la reforma de la financiación a dos cuestiones: que mejore la situación económica «es una obviedad que no podemos abordar ahora un nuevo modelo que pretenda que el Estado ponga más dinero», señaló y a que exista un clima de acuerdo que, reconoció, no se da en estos momentos. De hecho, aunque el debate sobre la financiación no estaba incluido en el orden del día, dio pie a un agrio debate entre las comunidades que están a favor y entre las que rechazan cambiarlo.

El relegamiento del debate de la financiación ya se intuía desde hace tiempo, pero ayer Montoro fue contundente. Supone un nuevo varapalo para el Consell que ayer seguía aferrado a su plan b: es decir, a la exigencia de un mecanismo de nivelación que supla la infrafinanciación del Consell en tanto no se apruebe el nuevo modelo. El conseller de Hacienda, Juan Carlos Moragues, aseguró : «La posición de la Comunitat va a continuar siendo firme en la petición de un nuevo modelo, ya que es fundamental para dar cobertura a los servicios públicos fundamentales, o un fondo de nivelación que compense esa diferencia mientras no entre en vigor el nuevo sistema». Moragues planteó la mejora de la financiación en su primera intervención en el CPFF, pero el único compromiso adquirido por parte del ministerio fue que en el próximo Consejo, previsto en julio, se aportarán las conclusiones de los grupos de trabajo sobre la evaluación del modelo.

A su llegada a la reunión, Moragues argumentó el apoyo del Consell al déficit simétrico pero condicionado al cambio del modelo con efecto desde el 1 de enero de 2014. Moragues no sólo ratificó el sí al déficit del 1% en 2014 (lo que le obliga a ajustes que la propia Generalitat ve inviables) sino que también votó a favor del nuevo escenario de déficit igual para todas las autonomías hasta 2017, año en el que se busca el equilibrio presupuestario. Según fuentes de la conselleria, su sí también estuvo condicionado a la aportación de fondos extra. Otras cinco comunidades, sin embargo, votaron en contra de este escenario de déficit.

Durante la rueda de prensa, Montoro también vino a descartar que vaya a compensar a la Comunitat Valenciana por el impuesto a la banca ya que sólo habló de tres comunidades, las que regularon el tributo antes de enero de 2013: Andalucía, Extremadura y Canarias. De ser así, el Consell habrá de enfrentar otro problema, ya que cuadró los presupuestos de 2014 contando con los ingresos de este impuesto.

Compartir el artículo

stats