Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Perfil de Felipe Espinosa

Del olvido de los pagos a Julio Iglesias al escándalo del Ivvsa

El exgerente de Vaersa ha protagonizado algunas de las polémicas más sonadas de los últimos años

Como los buenos delanteros Felipe Espinosa siempre supo estar en el momento adecuado en el lugar idóneo. Si David Villa aprovecha cualquier fallo del contrario para perforar la meta rival, el exdirector de Vaersa se encuentra siempre en el epicentro del escándalo cuando este salta. Da igual el caso IVEX (Instituto Valenciano de la Exportación) que las polémicas urbanísticas del sobrino del presidente de las Corts, Juan Cotino. Tras su gestión en Vaersa es la primera vez que acaba detenido e imputado por graves delitos. Antes sólo había desfilado por los tribunales como testigo.

Espinosa fue director de la oficina del Arab Bank en Valencia cuando el IVEX pagaba a través de esta entidad a una sociedad domiciliada en Bahamas, Midway International, vinculada al cantante Julio Iglesias. Pese a reconocer estos pagos porque el juez le mostró los cheques, Espinosa se había olvidado de quién del Instituto Valenciano de la Exportación había realizado estos envíos. Además, en su oficina, el exdirector del IVEX todavía desaparecido, José María Tabares, tenía cuentas a través de las cuales movía el dinero.

Justo en 2006, el año de los olvidos, y tras apartarlo el Arab Bank, Espinosa acabó como gerente del Instituto Valenciano de la Vivienda (Ivvsa), una empresa pública que gestionó cientos de millones de dinero público, nombrado por Esteban González Pons cuando fue conseller de Territorio.

En noviembre de 2006 la empresa Sedesa Obras y Servicios, SA, propiedad de Vicente Cotino (sobrino del presidente de las Corts, Juan Cotino) fue la adjudicataria de una promoción del Ivvsa pese a que no ganó el concurso que se había convocado y en el que obtuvo la tercera puntuación. La Generalitat invirtió en esta promoción de 105 viviendas en régimen de alquiler en Pilar de la Horadada algo más de seis millones de euros. Como en el IVEX, Espinosa estuvo en el epicentro del escándalo. Y es que como gerente del Ivvsa hizo la propuesta y firmó el contrato con Sedesa para la promoción.

Felipe Espinosa estudió Derecho en la Universitat de València y fue compañero de Francisco Camps, Gerardo Camps y Esteban González Pons en la Facultad de Derecho. Desde el Ivvsa Espinosa fue enviado a la gerencia de Vaersa, periplo por el que está siendo investigado. Juan Cotino, a cuyo sobrino le había caído obra pública firmada por Espinosa, lo mantuvo al frente de la empresa pública mientras fue consejero de Medio Ambiente y Territorio entre agosto de 2009 y mayo de 2011.

Espinosa, de sus años en Vaersa, fue el que empezó a hacer eres encubiertos en la extinción de incendios, denunciaron desde Intersindical Valenciana. Además, sancionó a trabajadores por presuntamente hablar mal de la empresa pública.

Cuando salió de la firma pública se montó una empresa con un excompañero. La sociedad se llama Nclave Futuro SL, dedicada a las actividades de gestión y administración de servicios educativos, sanitarios, de ocio y entretenimiento, asesoramientos empresarial y energético. Un experto en todos los campos. El domicilio donde está radicada la mercantil está en alquiler por 2.000 euros al mes y a la venta por 490.000 euros.

Compartir el artículo

stats