Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Alcaldes y servicios sociales apuestan por la integración

Las ONG alertan de que la pobreza infantil en la Comunitat Valenciana «es un problema grave»

La apertura de comedores para escolares en verano ya parte de la experiencia impulsada el año pasado por la Diputación de Valencia y ayuntamientos como Mislata y Paterna. Estos proyectos apuestan este año por integrar a los niños en riesgo de pobreza en las escuelas de verano, becando su participación en ellas así como la comida. Detectaron que el año pasado algunas familias fallaban por miedo a que se les identificara como pobres o porque no les compensaba llevar a sus hijos sólo a comer.

Según la diputada provincial de Bienestar Social, Amparo Mora (PP), para evitar la estigmatización de los menores en riesgo de pobreza «es importante integrarlos en las escuelas de verano, que el niño se vea dentro del grupo». La teniente alcalde de Garantía Social de Paterna, Elena Martínez (PP), coincide en que «además de comer, hay que facilitar a los niños actividades lúdicas y hábitos saludables».

El alcalde de Mislata, Carlos Bielsa (PSPV), también apuesta por que los niños que no tienen recursos «no sólo puedan comer, sino que disfruten de las actividades extraescolares en plena igualdad con el resto de niños».

Desde la ONG YMCA, Mary Isabel Antelo, alerta de que la pobreza infantil «es un problema grave», en la C. Valenciana, pues «el niño está recibiendo la cascada de consecuencias de una realidad familiar compleja, agravada por la falta de trabajo, y los problemas de vivienda y salud que sufren sus padres».

Compartir el artículo

stats