Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Escasez de lluvias

La sequía obliga al Gobierno a preparar pozos ante la ausencia de precipitaciones

La Confederación Hidrográfica del Júcar baraja incrementar el uso de aguas residuales regeneradas para regar cultivos

El río Albaida, a su paso por el término de Villanueva de Castellón, a primeros de junio.

El río Albaida, a su paso por el término de Villanueva de Castellón, a primeros de junio. vicent m. pastor

La Confederación Hidrográfica del Júcar ha activado la Oficina Técnica de Sequía y prepara el acondicionamiento de los pozos de sequía perforados en 1994 por si fuera necesario activarlos a lo largo de este año y considera la posibilidad de incrementar el uso de aguas residuales «regeneradas» para regar cultivos de invierno.

Según el Plan de Alerta y Eventual Sequía, la misión de esta oficina es proponer «cuantas medidas sean necesarias para paliar los efectos provocados por la escasez de precipitaciones», que en el presente año hidrológico, que arrancó el 1º de octubre, representan únicamente un tercio de las del año pasado.

La presidenta de la Confederación Hidrográfica del Júcar, Maria Angeles Ureña manifestó que estas medidas, que tendrá que validar la Junta de Gobierno del organismo de cuenca, «serán de carácter táctico y de gestión y tendrán como objetivos prioritarios aumentar el volumen de agua disponible, promover un consumo responsable e intensificar la vigilancia a través de la policía y del control del dominio público hidráulico».

Por su parte, el director técnico de la CHJ, Pedro Marco, recordó que existen dos sistemas de explotación: Marina Alta y Vinalopó, que se encuentran técnicamente en situación de «emergencia» por sequía y otros como el Serpis podrían entrar en breve, mientras el resto, a excepción del Júcar, han sobrepasado el umbral de «preemergencia». «En Marina Alta hay poco margen de maniobra: hay que repartirse el agua y poner a trabajar la desaladora hasta donde se pueda. Tampoco en el Vinalopó se puede hacer mucho, aunque estamos pendientes de que se apruebe el Plan Hidrológico del Júcar para hacer un trasvase del Júcar desde el azud de la Marquesa», aseguró.

Sequía «atípica»

Pedro Marco calificó la sequía de «atípica» por cuanto se concentra en la vertiente más mediterránea y está marcada por la «buena situación» del embalse de Alarcón, un hecho que no se produjo en anteriores episodios como 1994 y 2005.

«El problema es que recurrir a los pozos tiene un impacto económico y con frecuencia se mira al Júcar y a sus aguas superficiales como las salvadoras. Es cierto que los embalses están para llenarse y vaciarse más tarde pero no podemos renunciar a la garantía que nos ofrecen los caudales de Alarcón ahora porque la situación puede empeorar», apuntó.

A pesar de las dificultades, Pedro Marco está convencido de «salvar» la campaña de riegos actual. Según el responsable de la estrategia de la CHJ, las decisiones habrá que tomarlas en invierno «si sigue sin llover en otoño». «Probablemente para entonces habrá que actuar sobre la demanda y muchos regantes deberán preguntarse si merece la pena poner en marcha los cultivos de invierno y jugársela, aunque vamos a esperar a ver como se comporta el otoño», añadió.

Además de la «puesta a punto» de los pozos de sequíaperforados y no utilizados prácticamente desde 1994 el director técnico de la CHJ insiste en poner la mirada en la aguas «regeneradas» de las depuradoras. «Se han hecho muchas obras de reutilización y de hecho en verano y en situaciones como la actual se recurre mucho a estos caudales pero quizá habría que dar un paso más y propiciar un esquema de utilización continuado y no limitado a una estación o a unas circunstancias concretas», concluyó.

Pese al anarquico régimen de descargas de las tormentas, la CHJ cree que en esta ocasión han jugado un papel determinante suavizando una sequía que llevaba camino de ser «extrema». « Al final el Turia esta muy bajo de recursos aunque mejor de lo que preveíamos al inicio de la campaña y han mejorado mucho la situación en pequeñas cuencas como la del Palancia o el embalse de Ulldecona», subrayó Pedro Marco.

Compartir el artículo

stats