Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Política

Sin palabras ante Rajoy

Fabra pide en Valencia mayor sensibilidad hacia la C. Valenciana pero no interviene en la reunión del PP

Sin palabras ante Rajoy

Sin palabras ante Rajoy

El jefe del Consell, Alberto Fabra, desaprovechó ayer la oportunidad de plantear la exigencia de un nuevo modelo de financiación autonómica ante el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y los barones regionales. Todos ellos se vieron las caras ayer en el comité ejecutivo del partido celebrado en Madrid. Era el primer el encuentro de la cúpula del PP y los responsables autonómicos desde que el pasado jueves, en la reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF), el ministro de Hacienda, Cristobal Montoro, dejara claro que no está por la labor de abrir el melón sobre el nuevo sistema de financiación, un debate que queda aplazado sine die y que todo apunta no estará cerrado antes de las elecciones autonómicas de 2015.

La decisión del Ejecutivo central de aparcar esta cuestión para centrarse en la reforma fiscal supone un varapalo para el Consell y para otras autonomías que como Madrid o Cataluña esperaban mejorar su financiación este mismo año. Fabra, que antes de viajar a Madrid participó a primera hora en un acto en Valencia, aseguró a los periodistas que no iba «a parar» de hablar con el Gobierno central para que se atiendan «las reivindicaciones justas» de la Comunitat en materia de financiación.

Según dijo, se desplazaba a la capital con la intención de «escuchar el orden del día del comité ejecutivo popular». Y añadió: «Y vamos a tratar con los responsables del Gobierno esta situación, como lo hemos hecho todo este tiempo». Sin embargo, la petición que Fabra ha llevado incluso a Bruselas no se reiteró en el cónclave popular. Fuentes del PPCV indicaron que en la reunión sólo habló Rajoy la número dos del PP, Maria Dolores de Cospedal y que los únicos asuntos tratados fueron la reforma fiscal y las medidas para la regeneración democrática, como la reducción del número de aforados y la elección directa de alcaldes. Nadie pidió ni tomó la palabra.

Fabra se sentó entre el presidente extremeño, Juan Antonio Monago, (con quien esta enfrentado por la financiación) y el madrileño Ignacio González. A escasos metros se encontraba un sonriente ministro Montoro. Sin embargo, no se produjo ninguna conversación entre ellos.

El silencio de Fabra ante Rajoy generó ayer cierta decepción en algunos ámbitos del PP valenciano, máxime después de los últimos desaires del ministerio de Hacienda. La prudencia del presidente de la Generalitat choca con la supuesta estrategia del Palau de endurecer el tono reivindicativo. Algunos dirigentes populares admitían ayer su preocupación por ofrecer una imagen de servilismo hacia Madrid cuando desde el Gobierno central no se están haciendo gestos hacia la Comunitat Valenciana. Lo cierto es que el presidente se ciño en Madrid al guión marcado por Génova y el Gobierno. El PPCV emitió un comunicado en el que Fabra valoraba las medidas de Rajoy para la regeneración democrática y los beneficios para los ciudadanos de la reforma fiscal.

Por la mañana, Fabra mantuvo que en Madrid «tienen que ser muchos más sensibles con lo que pasa en la Comunitat, porque hemos hecho esfuerzos como nadie». Reiteraba que no hay margen para el ajuste y que sin más ingresos no se cumplirán los objetivos de déficits votados por el Consell.

Compartir el artículo

stats